jueves, 9 de noviembre de 2000

El corte de ruta de Villa Astolfi

(EL DIARIO REGIONAL, 09/11/2000) A raíz del corte de ruta que el pasado martes realizaron vecinos de Manzone, el Secretario de Salud de la comuna, Cristian Panigadi, dijo refiriéndose a la sala sanitaria de esa localidad que era la mejor del Partido, y que “cuando se inaguró se registraban 200 consultas, y hoy hay más de 1000. Pero seguramente cuando se disponga del médico las 24 horas, reclamarán por un tomógrafo”.

Además, en un reportaje televisivo se le escuchó decir que a las urgencias “hay que trabajarlas con móviles, que es lo que se hace en todo el mundo”; y como corolario de tan cuestionables comentarios, aseguró que el reclamo vecinal tenía intencionalidad política.
Argumentando a favor de su posición, dijo que “de acuerdo a las estadísticas y por la cantidad de habitantes, se producen 4 urgencias por mes, y que en horario nocturno se reducen a 2”.

En ese sentido, le propongo al Dr. Panigadi que, en lugar de atender a los justos reclamos de las casi 2.000 personas que viven en Manzone, cierre permanentemente la sala que comenzó con 200 consultas y hoy atiende a más de 1.000, y verá con agrado que el número de consultas se reduce a... CERO!!!.
En consecuencia, ya no hará falta sala sanitaria abierta ni de noche ni de día, porque no habrá gente para atenderse.

Ironías de lado, sería saludable que Panigadi, cuyo conocimiento sobre las necesidades de asistencia sanitaria en Pilar se reduce a los meses que lleva en funciones, deje de ver fantasmas que lo convencen de que la protesta fue política (aunque sin lugar a dudas, como en toda situación, aparecen oportunistas que quieren “llevar agua para su molino”), y mire la realidad tal como es: en Pilar en general, y particularmente en Manzone, hay mucha gente que es sistemáticamente marginada por sus gobernantes, y que de continuar así, actuarán en consecuencia: por ejemplo, adhiriéndose plenamente al movimiento autonomista de Pte. Derqui, o castigando con su voto a quienes hoy los desoyen.

Los vecinos de Manzone viven demasiado cerca de la soberbia del funcionario Secretario como para tolerarla, pero demasiado lejos como para esperar la larga media hora que los separa del Hospital Municipal Sanguinetti; y digo más de media hora en condiciones óptimas, porque si al tiempo neto de viaje desde el Hospital de Pilar a Manzone y luego nuevamente a Pilar, se le suma la posible espera que exista por no contar con una ambulancia disponible en forma inmediata en cuanto se recibe una llamada de emergencia, la media hora puede ser mucho más larga; y como médico, Panigadi sabrá que la principal causa de muerte en nuestro país son las enfermedades del corazón, y que muchas de ellas, como los infartos, no conceden más que algunos pocos minutos de sobrevida a quienes los sufren.

De llegar a producirse alguna otra muerte (hace unos días fallecieron dos niños por falta de atención inmediata) que pudiera evitarse con la presencia permanente de aunque más no sea un para-médico en la sala, o de una ambulancia convenientemente equipada, ¿qué valor tendrá para la familia del infortunado vecino su explicación sobre la intencionalidad política del reclamo del lunes pasado?

No hay comentarios: