Ir al contenido principal

El riesgo de promover la corrupción

(PILAR DE TODOS) La Comisión Interamericana de Derechos Humanos ha dicho que "cualquier política dirigida a obstaculizar el acceso a información relativa a la gestión estatal, a la que tienen derecho todas las personas, tiene el riesgo de promover la corrupción dentro de los órganos del Estado debilitando así las democracias".

Desde hace casi nueve meses, cuando presentamos el Proyecto de Ordenanza de Acceso a la Información, creímos en la sinceridad del compromiso asumido tanto por el Presidente del Concejo Deliberante, Dr. Marcelo Castillo, como del propio Intendente municipal, Humberto Zúccaro: ambos nos manifestaron su voluntad de que el Proyecto -con los cambios que el HCD considerara oportunos- se transformara en Ordenanza.

En la sesión de ayer, los Concejales, salvo las honrosas excepciones de Quintero (PaUFe) y Saulle (PJ), votaron que el expediente en cuestión pase a archivo hasta tanto presentemos la forma en la que la ordenanza debiera instrumentarse. Doble falta, porque a las inadmisibles idas y vueltas que tuvieron los concejales para dilatar la aprobación de una norma tan importante, le suman otro nuevo error, y es que la Ley Orgánica de las Municipalidades establece en su artículo 78 que "Las ordenanzas y los decretos deberán ser concisos y de carácter preceptivo", es decir, que se deben cumplir.
En consecuencia, el HCD podía (y todavía puede) aprobar el proyecto tal cual se presentó. Las características y detalles instrumentales deben ser establecidos en un posterior decreto reglamentario del Intendente, en el cual se debería detallar lo que el HCD nos pide detallar a quienes presentamos la propuesta.

Si el gobierno pretende ser transparente, cosa que a más de un año de gestión me permito poner en duda, la regla debe ser el acceso a la información pública como bien común y no su manipulación y ocultamiento.

Entradas populares de este blog

Fotomultas

Esta mediodía el HCD aprobó la ordenanza que convalida el convenio entre la Municipalidad y la UTN, referido a las fotomultas. Desde el Encuentro Pilarense, creemos que todos los argumentos referidos a la necesidad de propender a una mayor seguridad vial, y a la disminución de la siniestralidad, son plausibles. Pero no así, la distribución de la recaudación que plantea el acuerdo. Si “el convenio es así”, como se esgrimió, pero no garantiza (o lo hace de forma dudosa) los intereses de nuestro pueblo, lo más conveniente sería modificarlo, antes de aceptarlo “a libro cerrado”. Varios ediles cuestionaron hoy la transparencia del convenio, planteando que detrás de la cámara empresarial que nuclea a las empresas de fotomultas, existen intereses espúreos y conflictos de intereses. Sabemos que ninguna de estas críticas es verdadera. Pero justamente por esa íntima convicción, creemos que hubiera sido mejor que el expediente se volviera a comisión hasta agotar la discusión. Lo creemos porque…

Usurpaciones V.I.P.

El Club de Campo Carmel, tanto como otros emprendimientos, utilizan como propia una calle pública, El Ñandú. Son 7,5 metros de ancho, por unos 1.000 metros de largo: a valores de mercado cuestan unos DOS MILLONES de dólares. Si el country tuviera que pagarle a la Municipalidad una compensación por haberse apropiado de un espacio público, estaríamos hablando de unos SEIS MILLONES DE PESOS anuales, sólo en concepto de intereses. Hacer realidad viviendas, calles, plazas, lugares no discriminatorios... no requiere de grandes inversiones, sino de conciencia y determinación para llevar a la práctica políticas urbanísticas, a veces, tan sencillas, como... CEDER al Estado lo que es de todos. .

SOBRE LA VERGONZOSA APROBACION DE LA RENDICION DE CUENTAS. SESIÓN ORDINARIA DEL HCD DEL 9/6/2016

Hace unas pocas horas se realizó la quinta sesión ordinaria del HCD, y la siguiente a la del 26/05, en la que se aprobó la Rendición de Cuentas de 2015. De acuerdo al Reglamento Interno del Concejo Deliberante, y al procedimiento parlamentario, el primer punto en el orden del día es siempre la puesta en consideración y aprobación del acta de la sesión anterior. En este caso, como la sesión anterior fue la bochornosa sesión en la que Osvaldo Pugliese recurrió a sus peores actitudes como presidente del cuerpo, el expediente de la Rendición 2015 quedó (dudosamente) aprobado. Por eso pedí el uso de la palabra, para reclamar mediante una moción que hasta tanto la Justicia establezca la nulidad de la Sesión, se corrija el acta en la que maliciosamente se cambiaron algunas palabras, y se omitieron otras. Paradójicamente, mi moción NO fue puesta a consideración ni a votación por Pugliese, siendo que el Reglamento Interno, cuyo contenido conoce muy bien, lo obliga a hacerlo: “Las mociones de…