Ir al contenido principal

Fariseos

(EL DIARIO REGIONAL, 22/11/2005) El pase de Lorenzo Borocotó del macrismo al kircknerismo despertó en la sociedad un repudio generalizado. En particular, los que mayor énfasis pusieron en su crítica fueron muchos modernos fariseos integrantes de la corporación política. Pero, ¿porqué el hecho tuvo tanta repercusión? ¿no hay ejemplos constantes de idénticas mutaciones partidarias?.

Quienes llevan la voz cantante del oficialismo local en el Concejo, Roberto Fernández y Carlos Olivera, llegaron a la política pilarense de la mano del ex intendente Sergio Bivort; desde allí acompañaron políticas públicas como la tercerización de la recaudación tributaria (el actual jefe comunal también la apoyó), la formación de un consejo multisectorial encargado de la administración hospitalaria, la incorporación de personal municipal mediante concurso público, la creación del Instituto Municipal de Seguridad, etc. Hoy impulsan políticas diametralmente opuestas.

Más allá de lo acertado —o desacertado— de cada una de aquellas decisiones, lo concreto es que antes las apoyaron, y hoy las rechazan, e incluso reniegan públicamente de ellas. Durante la gestión anterior, el actual jefe de gabinete supo iniciar acciones penales —desde su banca en el Concejo— por la venta de calles públicas. Pero el año pasado no tuvo palabras para elogiar idéntica decisión... (claro que esta vez, la decisión fue de su jefe, Humberto Zúccaro).
No sería tan grave la mudanza ideológica de nuestros gobernantes si no fuera porque nos cuesta dinero, mucho dinero. Por caso, que primero hayan apoyado y luego repudiado el contrato con la UTE Tecsa nos costó casi 4 millones de pesos.

Cuestión de imagen
Según el Centro de Estudios Nueva Mayoría, de entre las instituciones del país los partidos políticos sólo alcanzan un vergonzoso 2 por ciento de imagen positiva, siendo así los más desprestigiados. Un dirigente político de los de antes infirió que ese porcentaje sería cero de no ser porque los encuestadores se toparon con algunos que "viven de la política" (que los hay y mucho), y que por disciplina corporativa respondieron que ven a los partidos con buena imagen.

Que quienes más repudiaron la movida de Borocotó a las filas kirchneristas formen parte de los partidos políticos actuales, debe hacernos observar las cosas con mayor objetividad: ¿qué autoridad tienen para criticar quienes ya nos hicieron perder la cuenta de las veces que cambiaron de ideología?. Y no estamos aquí hablando de cambios de camiseta tácticos, aquellos motivados quizás por seguir perteneciendo a un espacio que —más allá de las siglas— los represente. No, aquí estamos hablando de aquellos a quienes cualquier colectivo los deja bien, porque para ellos, sólo se trata de llegar por llegar. Estos fariseos dicen que lo que importa es "trabajar para la gente", "hacer gestión"; pero, ¿trabajar para la gente cómo? ¿hacer gestión para qué? ¿y para quienes? ¿es lo mismo que el presupuesto municipal se decida en forma participativa en los barrios a que lo definan entre tres? ¿es lo mismo que las compras para el área de salud las decida un consejo multisectorial a que lo haga un solo funcionario?. Creo que no.

En Argentina, y en Pilar, hace falta redefinir el sistema de partidos políticos. Para terminar con el "borocoterismo", nos debemos exigir como sociedad que: a) los partidos políticos tengan valores; b) que los valores que cada partido enarbole, sean materializados en sus posiciones públicas y en sus labores partidarias, y c) que quienes se propongan como referentes, encarnen aquellos valores que cada partido dice sostener.
Y si así no lo hicieren, alguna vez, la sociedad se lo demande.

Entradas populares de este blog

Fotomultas

Esta mediodía el HCD aprobó la ordenanza que convalida el convenio entre la Municipalidad y la UTN, referido a las fotomultas. Desde el Encuentro Pilarense, creemos que todos los argumentos referidos a la necesidad de propender a una mayor seguridad vial, y a la disminución de la siniestralidad, son plausibles. Pero no así, la distribución de la recaudación que plantea el acuerdo. Si “el convenio es así”, como se esgrimió, pero no garantiza (o lo hace de forma dudosa) los intereses de nuestro pueblo, lo más conveniente sería modificarlo, antes de aceptarlo “a libro cerrado”. Varios ediles cuestionaron hoy la transparencia del convenio, planteando que detrás de la cámara empresarial que nuclea a las empresas de fotomultas, existen intereses espúreos y conflictos de intereses. Sabemos que ninguna de estas críticas es verdadera. Pero justamente por esa íntima convicción, creemos que hubiera sido mejor que el expediente se volviera a comisión hasta agotar la discusión. Lo creemos porque…

Usurpaciones V.I.P.

El Club de Campo Carmel, tanto como otros emprendimientos, utilizan como propia una calle pública, El Ñandú. Son 7,5 metros de ancho, por unos 1.000 metros de largo: a valores de mercado cuestan unos DOS MILLONES de dólares. Si el country tuviera que pagarle a la Municipalidad una compensación por haberse apropiado de un espacio público, estaríamos hablando de unos SEIS MILLONES DE PESOS anuales, sólo en concepto de intereses. Hacer realidad viviendas, calles, plazas, lugares no discriminatorios... no requiere de grandes inversiones, sino de conciencia y determinación para llevar a la práctica políticas urbanísticas, a veces, tan sencillas, como... CEDER al Estado lo que es de todos. .

SOBRE LA VERGONZOSA APROBACION DE LA RENDICION DE CUENTAS. SESIÓN ORDINARIA DEL HCD DEL 9/6/2016

Hace unas pocas horas se realizó la quinta sesión ordinaria del HCD, y la siguiente a la del 26/05, en la que se aprobó la Rendición de Cuentas de 2015. De acuerdo al Reglamento Interno del Concejo Deliberante, y al procedimiento parlamentario, el primer punto en el orden del día es siempre la puesta en consideración y aprobación del acta de la sesión anterior. En este caso, como la sesión anterior fue la bochornosa sesión en la que Osvaldo Pugliese recurrió a sus peores actitudes como presidente del cuerpo, el expediente de la Rendición 2015 quedó (dudosamente) aprobado. Por eso pedí el uso de la palabra, para reclamar mediante una moción que hasta tanto la Justicia establezca la nulidad de la Sesión, se corrija el acta en la que maliciosamente se cambiaron algunas palabras, y se omitieron otras. Paradójicamente, mi moción NO fue puesta a consideración ni a votación por Pugliese, siendo que el Reglamento Interno, cuyo contenido conoce muy bien, lo obliga a hacerlo: “Las mociones de…