domingo, 25 de marzo de 2007

Peor que las vacas

(GABRIELLAGOMARSINO.BLOGSPOT.COM, 25/03/2007) Ayer lunes el Concejo Deliberante se aprestaba a tratar un nuevo llamado a licitación para dos de los recorridos de la empresa Ruta Bus. Aunque esta columna fue escrita antes de que se realizara la sesión, se aseguraba que le quitarían el permiso precario que posee la firma.

Sucede que muchos vecinos se quejaron del pésimo servicio que ofrece Ruta Bus. En nuestro distrito una tercera parte de la población no posee acceso al transporte público a menos de 3 cuadras de su casa. A nadie escapa el hecho de que en nuestro país el transporte público es utilizado mayoritariamente por las clases populares; los ricos viajan en auto.

Se va la segunda
Por eso, cuesta entender que el gobierno no resuelva una cuestión tan esencial para la vida de la mayoría de los habitantes del Distrito; suena incoherente el discurso de “integración”, de “un Pilar para todos” con el que el gobierno nos apabulla, porque en la práctica va consolidando un distrito diametralmete opuesto al que dice anhelar. Pretende lograr credibilidad a costa de comunicar su farsaencauzando ingentes recursos públicos hacia la propaganda oficial.
En 2004 el gobierno comunal ya supo efectuar un llamado a licitación para concesionar los recorridos de los colectivos. La empresa Ruta Bus —al igual que las demás firmas con recorridos autorizados— recibió por entonces el inexplicable “regalo” de 10 puntos en la calificación de la oferta licitatoria que definió su continuidad.

Los funcionarios responsables de tal medida (principalmente el intendente Humberto Zúccaro, su secretario de gabinete Osvaldo Pugliese y el Concejal oficialista Roberto Fernández) expicaron que ese “privilegio” en la calificación era habitual. Se equivocan: en el mundo del deporte, por caso, cuando un equipo (o un deportista) destacado debe competir contra otro menos preparado, las diferentes capacidades de los atletas son compensadas otorgándole al “bueno” puntos de handicap, es decir, una desventaja que permite cierta nivelación. Justo lo contrario de lo que hizo el intendente Zúccaro a través de su espada en el Concejo.

¿Premio o castigo?
Hace algunas semanas atrás, en una reunión caliente entre autoridades y usuarios de la línea cuestionada, Fernández cosechó aplausos de los desinformados vecinos que le agradecieron su promesa de castigar a Ruta Bus con la quita de su permiso.
Sin embargo, ya estaba definido que el “castigo” a Ruta Bus sería compensado con holgura: le extenderían el permiso para explotar otros recorridos. Como si fuera otra empresa. Eficiente, moderna, cumplidora. Y como si los vecinos fueran idiotas.

Tanto nos subestiman desde el gobierno, que cuando la periodista Mariela Reynoso de FM Plaza le preguntó a Roberto Fernández (hace ya más de un año) porqué Ruta Bus tardaba 2 horas para hacer las 30 cuadras desde el centro de Pilar a La Lomita, éste balbuceó un “sería interesante ver los horarios primero… y después veremos como es el tema…”. Y cuando le preguntó por los talleres que la empresa tiene ilegalmente sobre la calle Tucumán, Fernández repitió el discurso oficial: dijo que su traslado era inminenete: “…han comprado la tierra… han traído las escrituras y todo… ahora ya han empezado a rellenar, y bueno, ya a los colectivos van a empezar a tenerlos allá…”.

Sin palabras. Los talleres siguen en la calle de siempre, mientras que el servicio continúa siendo tan malo como de costumbre. Que alguien le avise a Fernández que el Presidente de la Comisión de Transporte del HCD es él, por si no se enteró. Y que alguien le avise a Zúccaro que la excusa de que “no depende de él” la podrá seguir utilizando —como lo hace— para justificar su incapacidad frente a la ola de inseguridad, pero no para referirse al transporte de colectivos dentro del distrito, porque éste sí depende exclusivamente del gobierno que él encabeza. No me caben dudas de que el jefe comunal ya lo sabe. Y las firmas de colectivos también. Quizás por eso, el intendente siempre consigue el apoyo de las generosas empresas para llevar gente a los actos que organiza el Gobierno nacional. En consecuencia, el “Pilar para todos” de Zúccaro no contará nunca con un servicio de transporte moderno y eficiente.

Los sufridos usuarios de colectivos estarían más que agradecidos si por un instante nuestros gobernantes dejaran de lado la demagogia, y —asumiendo la responsabilidad que les cabe— consiguieran hacer falso el lamentable adagio popular que asegura que “las vacas viajan mejor”.

No hay comentarios: