Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2008

Entre las altas expectativas y lo que marca la realidad

Esta semana se cumple un año del segundo mandato de Humberto Zúccaro como intendente municipal de Pilar. Sin duda, una buena oportunidad para hacer su balance.

Como "uno de los dirigentes más combativos del gobierno de Zúccaro", según el parecer de un diario local, y el segundo candidato más votado en las elecciones pasadas, debo reconocer que el jefe comunal supo mantener en alto las expectativas sobre su gestión, y con ellas, una inusual imagen positiva.
Claro que esas expectativas, fogoneadas con el combustible de los anuncios permanentes, terminan la mayor de las veces frustradas.

Así, este primer año de su segundo mandato nos deja algunos logros, pero también, una irremediable lista de cuentas pendientes: la oficina anticorrupción que nunca se puso en funcionamiento, el presupuesto participativo que nunca se implementó, las obras fundamentales de agua corriente y cloacas, que hoy siguen casi tan ausentes como hace 15 años, cuando Sudamericana de Aguas se hizo cargo de la c…

Ser Pobre en Pilar

Por primera vez en 5 años de gestión, Zúccaro decide hacer algo en materia de seguridad, y termina mostrando su visión ideológica. Representante de un gobierno nacional que se dice progresista, deberíamos esperar propuestas diametralmente opuestas a las que por estas horas se barajan; por caso, la de recrear el Instituto Municipal de Seguridad. Si el intendente quisiera encarar el tema en serio, debería entender que los pobres no son quienes cometen los delitos; no debería criminalizarlos diciendo como dijo que la inseguridad de los pilarenses es producida por los pobres que viven en los municipios vecinos. Zúccaro debería comprender que diciendo lo que dijo, genera exclusión social, y que a su tiempo, la exclusión social, más la cultural y la económica, generan violencia.

Pasado
A fines de 2003 se anunció que “Se viene la Patrulla Ciudadana: Se formará con móviles y personal municipal. Recorrerá la zona urbana y reforzará actividades especiales. Contará con el apoyo de la Policía Bonae…

Tributo por Plusvalía Urbana

Objetivo•El Tributo de Contribución por Mejoras (CPM) tiene como objetivo el “capturar” parte del mayor valor que un particular recibe por la acción del EstadoBeneficiarios del mayor valor: contribuyentes obligados al pago•a) Los titulares de dominio de los inmuebles•b) Los usufructuarios de los inmuebles•c) Los poseedores a título de dueño de los inmuebles•d) Los concesionarios del Estado Nacional o Provincial que•ocupen inmuebles ubicados total o parcialmente en jurisdicción del municipio sobre los cuales desarrollen su actividad comercial•e) En caso de transferencia de dominio, el transmitente•f) Si del análisis efectuado por la oficina de catastro municipal con posterioridad a la confección de la escritura de dominio o boleto de compraventa, se determinare un importe del inmueble mayor al de los instrumentos citados, el adquirente será el responsable de la diferencia del pago no efectuada en su momento.•g) En caso de transferencia por herencia, los herederos.Cómo surge la propuest…

Sociedad Suicida

En el sistema público de salud de Pilar las cosas no están bien. ¿Alguna vez lo estuvieron? Quizás sí, pero de eso hace ya demasiado tiempo. ¿Qué nos pasa que como sociedad no reaccionamos? ¿Sólo nos mueve aquello que nos afecta de manera individual? ¿Más madres deben sufrir por ver que sus hijos no reciben la atención que merecen? No nos suicidemos. Exijamos el sistema de salud que nos merecemos.

En los últimos años, en la gestión de quien “llegó para curar a Pilar”, la salud está decididamente mal. El Hospital Central no tiene personal suficiente para que las guardias estén completas, y los profesionales y técnicos sienten temor a enfrentar juicios por mala praxis al tener que atender sin contar con todos los recursos necesarios.

Luego del holgado triunfo electoral obtenido el año pasado, el intendente Zúccaro arremetió contra los médicos del hospital, en particular contra aque­llos que denunciaban las inocultables falencias de su gestión.

Hartos de tanta promesa vana, los médicos deci…

La seguridad de los pilarenses

Los últimos días no fueron buenos para los pilarenses: la escalada de asesinatos y secuestros nos transportó sin escalas desde el “paraíso de la buena vida al Bronx del Gran Buenos Aires”, según tituló un diario nacio­nal.
La situación convenció al intendente y a los concejales (oficialistas y oposi­tores) que algo tenían que hacer. Se supo que el gobierno planeaba volver a cobrar la “tasa de seguridad”.

La experiencia de los ‘90
La tasa de seguridad fue una tributación utilizada hasta hace algunos años para financiar al Comando de Patrullas, un organismo policial que tenía como objetivo patrullar las rutas del distrito. Era soportada por los vecinos que vivían dentro de urbaniza­ciones cerra­das, quienes financiaban con su dinero al sistema de seguridad pública. El pago de este impuesto le permitía a la Federación Argentina de Clubes de Campo tener una silla en el “Consejo Municipal de Seguridad”, instituto integrado también por autoridades policiales y municipales; el Concejo controlab…

La Plaza del Sí

(EL DIARIO REGIONAL, 03/04/2008) En la tarde de hoy, cuando salía de mi trabajo para regresar a casa, tuve la posibilidad de ver un numeroso grupo de pilarenses en la Plaza de Mayo. Habían sido llevados por gobierno del intendente Zúccaro, aquél que decía encabezar un gobierno de “puertas abiertas” —pero que cajoneó el proyecto de Libre Acceso a la Información Pública que le presentamos junto con Mauricio Dorín y Pablo Guzmán en 2004—, y que ahora los obligaba a sostener un gran cartel con su nombre.

Mientras tanto, en Pilar, las puertas de las dependencias muni­cipales estaban cerradas. Era a causa de que empleados y funcionarios de la comuna mar­cha­ron —como en cada acto del gobierno nacional— para demos­trar “lealtad”: “si no voy, después seguro me la cobran”, me confesó un empleado municipal, preocu­pado por mantener su trabajo (y con él, la comida de su familia). Mi interlocutor, como cientos de mujeres y hombres que trabajan en la administración municipal, son doblemente víctima…