miércoles, 18 de noviembre de 2009

Sonríe, te estamos filmando

(PILAR DE TODOS, 14/11/2009) Mientras la inseguridad continúa cobrándose a diario nuevas víctimas, el gobierno de Pilar sigue bailando en la cubierta del Titanic.
Ya a finales de 2005, la Sociedad de Comerciantes local había sugerido la colocación de cámaras de seguridad como un elemento útil para combatir la delincuencia. Claro que cuando la iniciativa llegó a manos del intendente Zúccaro, su poco diplomática respuesta fue: “Si queremos hacer un circo en el centro, el tema de las cámaras está bien, pero sólo sirve para eso”; luego agregaría que para él, el problema de la inseguridad se resolvería con mayor presencia policial. “Si queremos demostrar que algo hacemos, está bien, pero (poner cámaras de seguridad) es sólo circo y la cuestión pasa por la prevención y poner más policías en la calle”, insistió Zúccaro.

Dos reflexiones hasta aquí: la primera, que es lamentable que SCIPA, con más de 60 años de vida, se someta a semejante maltrato y falta de respeto por quien es, en última instancia, un simple ciudadano que interinamente (por 4 años) trabaja de alcalde, pero que más temprano que tarde volverá a caminar las calles como cualquier hijo de vecino. Porque no sólo Zúccaro los descalificó por la iniciativa de las cámaras de seguridad, sino también por otra, que tenía que ver con el mejoramiento del tránsito en el centro de Pilar: “Tengo la posibilidad de que Claudio Uberti (ex titular del OCCOVI) me haga un análisis gratis de todo Pilar”, acotó el jefe comunal, sin imaginarse que al poco tiempo, su “amigo” Uberti sería procesado como socio de Antonini Wilson en escándalo de la narco-valija. Como en la canción de Moris, “han pasado cuatro años de esta vida…” y en Pilar están tan ausentes las cámaras de seguridad, como el eternamente prometido ordenamiento del tránsito.

La segunda reflexión es sobre la insólita amplitud mental de nuestro intendente, que pasa –en pocos años- de calificar a la utilización de cámaras primero como un “circo” y luego como poco menos que panacea universal. ¿Qué habrá sucedido en el medio, para provocar semejante cambio de actitud? Esa pregunta no tenía para mí ninguna respuesta… hasta ahora.

Por estos días se conoció que el gobierno nacional destinará más de 200 millones de pesos a la compra e instalación de cámaras en suelo bonaerense. Como siempre, cuando hay dinero de por medio, el ánimo de algunas personas cambia. En este caso, los principales interesados en el negocio fueron Telefónica Ingeniería de Software (TIS), empresa satélite del grupo Telefónica, y Global View, firma del ex montonero devenido en empresario Mario Montoto, y que cuenta con el apoyo de Daniel Hadad, vecino del Mayling Club de Campo.

Según una nota del diario Perfil, un empresario del sector aseguró que “La ganancia de todo esto está en los contratos por el mantenimiento del servicio”. Y según un ejecutivo de cuentas de otra firma, “En este tipo de negocio, donde se nueve tanto dinero, siempre, siempre hay alguien que cobra”… ¿será…?

TIS ganó licitaciones en los municipios de Berazategui y Avellaneda, y está cerca de entrar en Florencio Varela, Almirante Brown y 3 de Febrero. Aun así, y entre otros propósitos, también para evitar suspicacias, el gobierno de Zúccaro debería esforzarse en transparentar cuestiones tan delicadas como esta. ¿De qué forma? Sencillamente, dando la más amplia difusión a las contrataciones que realiza. De otra forma, cualquiera puede terminar pensando que efectivamente, algún decisor “cobra”. Se dice que para muestra basta un botón: preste querido lector, atención al “botón” de la obra pública en el distrito.

Ricardo Male, uno de los pocos funcionarios que merece ser reconocido por su labor, ha dicho que “Lo que destacamos es que es un plan en el que desde otros municipios compraron los equipos y no pensaron en proyectos…” afirmando implícitamente que en Pilar sí se pensaron las cosas de manera anticipada. Sin embargo, que a esta altura del partido no se conozca si las cámaras serán compradas por el municipio o alquiladas, hace dudar de la veracidad de la afirmación del Secretario de Gobierno. No es serio un proyecto que avanza sin tener definido si su principal activo será de propiedad pública o no. Para brindar un servicio como éste, basado en las llamadas TIC (Tecnologías Informáticas y de Comunicación), con una evolución tan vertiginosa, suele ser mal negocio comprar.

Y es que existen buenas razones para alquilar el sistema, en vez de comprar directamente sus componentes, como sería lo que se debate a estas horas en el gobierno.

El gráfico muestra una tendencia que se mantiene a lo largo de los años: los precios caen un promedio del 20% anual, mientras que la capacidad de los equipos se duplica cada 4 años.

En ese contexto, comprar en vez de alquilar es una muy mala inversión, ya que en muy poco tiempo todos los equipos valdrán una fracción de lo que costaron, y aparecerán en el mercado nuevos desarrollos que harían de las cámaras actuales, algo tan obsoleto como los pagers que, en lugar de equipos de radio alquilados, podría haber decidido comprar la municipalidad.
Como siempre, la falta de información a la que el gobierno de Zúccaro nos tiene acostumbrados, suele generar la peor de las hipótesis sobre sus intenciones. Y a larga, las hipótesis así realizadas, hacen que los votos de los ciudadanos busquen otros horizontes. Claro que, podría suceder que la información se retacee a propósito, sabiendo que si el gobierno la diera a conocer, la pérdida de votos sería mayor.

No hay comentarios: