Ir al contenido principal

Municipalidad S.A.

(Pilar de Todos, 08/12/2009) Finalmente, se firmó la orden de compra por las cámaras de seguridad de Pilar. Hace unos meses, había sido el turno del “anillo digital” (un costoso cableado de fibra óptica que utilizarán las cámaras para conectarse con el centro de vigilancia de la Avenida Tratado del Pilar). El “anillo” fue una iniciativa que el gobierno vendió como imprescindible para poder avanzar en la colocación de los ojos electrónicos. Claro que la característica de “imprescindible” en los bienes y servicios que compra el estado municipal, suele esconder muy buenos negocios para algunos empresarios, y muy malos negocios para el resto de la sociedad.

El dinero para la compra e instalación de cámaras en suelo bonaerense –dirán desde la Comuna- proviene de fondos del gobierno nacional, de manera que –aunque sea poco o mucho- no alterará las finanzas locales, y entonces no debeíamos preocuparnos. Otra falacia: el dinero, sea del gobierno nacional, provincial o municipal, siempre, pero siempre, sale de los mismos sufridos bolsillos: el suyo, el mío, y el del diarero que le entregó este diario.

Por eso, si me dieran a elegir, prefiero que con el dinero del “anillo” y de las cámaras, se construyan centros comunitarios en los que los jóvenes puedan aprender, divertirse, y sentirse parte de una sociedad que los incluye. Así se lo pedí al Intendente Humberto Zúccaro hace más de un año. Y aún tengo esperanzas en que me escuchará y comprenderá que la inclusión no sólo le sirve a quienes ahora o en el futuro terminarían marginados, sino que fundamentalmente, nos sirve a todos como sociedad. ¡Cuántas muertes podrían haberse evitado si los asesinos, antes de volcarse al delito, hubiesen sido convocados a formar parte de nuestro mismo barco!.

La semana pasada, decíamos en esta columna que dado lo vertiginoso de la evolución de las llamadas TIC (Tecnologías Informáticas y de Comunicación), sería mal negocio comprar. Bueno, lo que el gobierno ha hecho es… comprar! Para tener una idea de lo a contramano que conduce el doctor Zúccaro su gobierno, vemos que la Ciudad de Buenos Aires también tienen un centro de monitoreo, y hay cámaras por doquier, y hay cables que las conectan, pero prácticamente nada es propiedad del Gobierno. Así, las cámaras suelen ser propiedad de los vecinos, mientras que los cables son de las mismas empresas que ofrecen Internet: Telefónica, Telecom, Fibertel, etc.

En síntesis, antes de gastar plata ajena, el gobierno de Pilar debería mirar qué hacen en materia de seguridad en otros distritos. Después de todo, no es sólo de dinero que estamos hablando, sino de vidas.

Entradas populares de este blog

Fotomultas

Esta mediodía el HCD aprobó la ordenanza que convalida el convenio entre la Municipalidad y la UTN, referido a las fotomultas. Desde el Encuentro Pilarense, creemos que todos los argumentos referidos a la necesidad de propender a una mayor seguridad vial, y a la disminución de la siniestralidad, son plausibles. Pero no así, la distribución de la recaudación que plantea el acuerdo. Si “el convenio es así”, como se esgrimió, pero no garantiza (o lo hace de forma dudosa) los intereses de nuestro pueblo, lo más conveniente sería modificarlo, antes de aceptarlo “a libro cerrado”. Varios ediles cuestionaron hoy la transparencia del convenio, planteando que detrás de la cámara empresarial que nuclea a las empresas de fotomultas, existen intereses espúreos y conflictos de intereses. Sabemos que ninguna de estas críticas es verdadera. Pero justamente por esa íntima convicción, creemos que hubiera sido mejor que el expediente se volviera a comisión hasta agotar la discusión. Lo creemos porque…

Usurpaciones V.I.P.

El Club de Campo Carmel, tanto como otros emprendimientos, utilizan como propia una calle pública, El Ñandú. Son 7,5 metros de ancho, por unos 1.000 metros de largo: a valores de mercado cuestan unos DOS MILLONES de dólares. Si el country tuviera que pagarle a la Municipalidad una compensación por haberse apropiado de un espacio público, estaríamos hablando de unos SEIS MILLONES DE PESOS anuales, sólo en concepto de intereses. Hacer realidad viviendas, calles, plazas, lugares no discriminatorios... no requiere de grandes inversiones, sino de conciencia y determinación para llevar a la práctica políticas urbanísticas, a veces, tan sencillas, como... CEDER al Estado lo que es de todos. .

Diálogo honesto. Propuestas que suman.

Esta mañana recorrimos calles y comercios de Pilar Centro: GRACIAS a cada vecino que con generosidad compartió con nosotros unos minutos de su día, contándonos sus inquietudes, preocupaciones y alegrías. Nosotros, los hombres y mujeres del Encuentro Pilarense, entendemos que ésa es la única manera en la que mejoramos la vida de cada familia: con la PARTICIPACION de todos!