lunes, 31 de mayo de 2010

¿Pilar no tiene pobres?

La semana pasada, luego de mucho insistir, logramos que la Municipalidad nos entregue lo que debió haber sido el “Informe sobre la pobreza en Pilar”. Para mi sorpresa, no encontré ni tablas de datos, ni gráficos, y la mitad del escueto documento que nos entregaron reproducía una nota publicada a principios de mayo en el diario Página 12.

Del dicho al hecho
Lo que solicitamos en abril fue el informe que el Intendente Zúccaro —antes de salir de vacaciones— dijo tener en sus manos para planificar la lucha contra la pobreza en el Distrito. Nos aseguraron que cumplirían con la Ordenanza de Acceso a la Información. Ahora llegó la respuesta: unas pocas hojas con cantidades de planes “Vida”, “Argentina Trabaja”, pensiones, etc. que se distribuyen en Pilar. Las cifras son desde ya bienvenidas porque por primera vez el gobierno zuccarista da una respuesta a los innumerables pedidos de informes que le formulamos durante seis años y medio de gestión; sin embargo, estas cifras indican la oferta de planes sociales y programas de gobierno, y no su necesidad; así, poco dicen sobre la pobreza en Pilar.

La paja en el ojo ajeno
Hace algunos meses atrás, y en oportunidad de la convocatoria al Diálogo Político, desde el Acuerdo Cívico y Social presentamos un informe que fue muy criticado desde el gobierno por (supuesta) falta de “rigurosidad técnica”; en él decíamos que más del 30% de los pilarenses son pobres, y enumerábamos los barrios más vulnerables; y en abril, en el pedido que presentamos, reiteramos que los ingresos de cien mil habitantes del Distrito no alcanzan el mínimo necesario para acceder a la canasta básica. Para peor, somos uno de los 3 municipios de la provincia de Buenos Aires con mayor porcentaje de hogares con Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI); si se combinan los números de la pobreza por ingresos, con los de la pobreza por necesidades básicas insatisfechas, hay más de 120 mil pilarenses en condiciones de indignidad.
A pesar de la gravedad del problema, el gobierno no sabe o no quiere actuar: el área de Acción Social cuenta con menos de 30 asistentes sociales, 1 cada 10 mil habitantes, como si en Pilar tuviéramos mejor nivel de vida que en Suiza; la dependencia recibe  apenas el 3% del presupuesto público. ¿Será acaso que negando su existencia, Zúccaro cree que los pobres desaparecen?

Asignación Universal
Constituye un hecho positivo saber que—según el informe entregado por el gobierno— aproximadamente 50 mil niños y jóvenes de la comuna reciben la asignación universal por hijo (AUH) implementada a fines del año pasado por el Gobierno Nacional.
Corresponden a unos 25 mil hogares que ahora cuentan con unos 300 pesos más cada mes; algunas de esas familias logran así escaparle a la pobreza. Sin embargo, la suba en los ingresos familiares no es el único determinante que permite a los niños cruzar la línea de la marginación: también incide la educación de sus padres, el entorno familiar, y el acceso a los servicios básicos como el agua potable y el transporte público. Pero, por lo insustancial del informe municipal, la mirada del gobierno sobre la pobreza es decididamente miope.

Para todos
Después de seis años y medio en el poder, “Un Pilar para todos” sigue siendo sólo un eslogan: la realidad no se modifica con eslóganes, sino con acciones, concretadas a través de planes de gobierno. Y sobre la pobreza, el gobierno no tiene un plan. Ni siquiera tiene datos que nos permitan establecer un punto de partida hacia el Pilar que merecemos, y que aun el Intendente Zúccaro y sus concejales nos siguen  debiendo.

viernes, 7 de mayo de 2010

Propuesta para terminar con la inseguridad en las escuelas: "Colectivo a Pie"

En las últimas semanas el tema de la inseguridad en la salida de las escuelas se instaló en las agendas del Gobierno municipal, de las escuelas, y de algunos padres que aun no habían reconocido la gravedad de la situación.

Quienes formamos parte del Partido Coalición Cívica ARI de Pilar, y de la Agrupación Municipal Encuentro Pilarense, hemos elaborado algunas propuestas para resolver o al menos mitigar este flagelo, y queremos ofrecerlas en este documento para que sean utilizadas como puntapié inicial en el debate en el que todos, como integrantes de esta sociedad, debemos darnos.

Situación
Calles inseguras. Ausencia de policías. Alumnos de escuelas con horarios cortados y actividades dispersas por el Distrito. Padres que reclaman mayor compromiso de los colegios y de la Municipalidad. Un cuaderno que la Policía propone para que el patrullero firme cuando pasa entre las 10 y las 14, que es el horario donde los chicos entran y salen. Ciento veinte mil hijos de Pilar expuestos día a día a ser la próxima víctima.

La propuesta oficial
Como en muchos otros problemas, lo que se propone desde la Policía Distrital, la Municipalidad y el Consejo Escolar es la implementación en cada colegio de un “corredor seguro” donde se reforzaría la vigilancia policial. Además, se buscaría la colaboración de locales comerciales que, ante cualquier incidente, prestarían ayuda a los niños. Lamentablemente, la “propuesta oficial” es inaplicable, no tanto por lo que dice, sino por lo que calla: la Policía no tiene (ni tendrá nunca) personal suficiente para intervenir en esta situación.

Nuestra propuesta

Para todos quienes tenemos hijos que van a la escuela, su seguridad para ir y volver a casa es quizás nuestra mayor preocupación. Siendo así, es necesario comprometer a todos los padres en atenderla.
Es bueno que organicemos movilizaciones, porque funcionan como un “despertador” que fortalece nuestras acciones, y representa un llamado de atención no sólo hacia las autoridades, sino a nte todo hacia los demás padres que aun no han tomado conciencia de que su involucramiento es imprescindible.
La propuesta del Encuentro Pilarense-Coalición Cívica ARI Pilar es simple, se puede implementar en pocos días, y es de muy bajo costo. Se trata de formar “colectivos a pie”.
Todos los robos e incidentes denunciados fueron sufridos por niños solos o en grupos muy reducidos; por ello, desplazarse en grupos numerosos, de entre 15 y 40 niños, caminando de a dos, con al menos un adulto delante y otro detrás, hace prácticamente imposible la ocurrencia de hechos de inseguridad y violencia.

Soluciones simples para grandes problemas
El colectivo a pie es una fila de niños, caminando de dos en dos a la escuela a lo largo de una ruta establecida con un adulto "conductor" en la parte delantera y "conductor" en la parte posterior. Aunque no es novedoso que haya padres que acompañan a varios niños a la escuela, el colectivo a pie crea un sistema más formal por el cual los padres voluntarios caminan con un mayor número de niños hacia/desde la escuela. Al igual que un colectivo, hay horarios y paradas para recoger o hacer “descender” a los alumnos.

Otros beneficios
La mayoría de los niños que concurren a las escuelas de Pilar viven a una distancia que puede ser recorrida de a pie. Tanto la geografía como el clima de nuestro municipio, prácticamente sin épocas del año con condiciones climáticas extremas, permiten desplazarse caminando. Ello disminuirá la cantidad de vehículos particulares que se movilizan para llevar o retirar alumnos. Para una situación de tránsito en caos permanente, no tenemos dudas que la menor cantidad de automóviles significará una mejora sustancial para todos: menor contaminación, menor riesgo de accidentes viales, menor stress.
Los integrantes de los colectivos de a pie llevan pecheras refractantes, que pueden incluso utilizarse como forma de hacer publicidad, y obtener así cierto financiamiento para la compra de las pecheras, carteles y otros elementos de seguridad.
Los colectivos a pie fueron implementados desde hace décadas en muchas ciudades del mundo. Las característcas que tenga esta iniciativa en nuestro Distrito deberían ser definidas por todos los actores involucrados.
Desde el Encuentro Pilarense-Coalición Cívica ARI Pilar nos ponemos a disposición de los padres, y de las autoridades para ofrecer nuestra visión y los detalles particulares de esta propuesta, así como la elaboración de planes de acción para llevarla a cabo cuanto antes.