Ir al contenido principal

Dominó mortal

Que la inseguridad golpea día tras día sobre la geografía de nuestro País es algo que por recurrente ya casi dejó de ser noticia. Tampoco es noticia el desconcierto de los vecinos, que como en un trágico juego de dominó, ven caer literalmente a las víctimas de la inseguridad, deseando no ser ellos los próximos.

Es cierto que para reducir el delito hace falta que nos comprometamos todos, como afirmó el Gobernador Scioli anoche, al inaugurar el centro de monitoreo de Pilar. Lo que nadie dijo en ese escenario es que en la lucha contra el delito hay distintos grados de responsabilidad, y los funcionarios públicos, sea el gobernador, sea el Intendente, tienen una responsabilidad mucho mayor.

Pareciera que, o bien no tienen la voluntad de comprometerse, o piensan que es mejor no hacerlo. Me consta la inacción gubernamental, porque de manera formal he presentado una gran cantidad de propuestas para mejorar la seguridad, y sólo se atendieron algunas y en forma acotada; una de ellas fue pedirle al municipio que le exija a las empresas de colectivos que circulen toda la noche, y con una frecuencia adecuada. No se trata de “inventar la rueda”, sino simplemente, que el Intendente Humberto Zúccaro haga cumplir las ordenanzas que él mismo promulgó: desde 2005 convalidó jugosos aumentos de boleto, a cambio de que los colectivos funcionen toda la noche, y a horarios regulares. Cinco años después, los boletos son más caros, se redujeron las secciones, y algunas líneas dejan de funcionar apenas entrada la noche. De ahí a que existan más delitos contra las personas, hay un solo paso: si cualquiera de nosotros tiene que esperar la llegada de un colectivo durante 40 minutos (y cualquiera que utilice colectivos en Pilar sabe que esto es así), estará expuesto a un riesgo mucho mayor de ser víctima de la inseguridad, que si tuviera que aguardar, por caso, unos 15 minutos. En este punto no hay responsabilidad de la Provincia ni de la Nación; es la Municipalidad Del Pilar quien tiene  a su cargo la concesión y control de las líneas de colectivos locales (las “500”: 501, 510, 507, etc.). Sólo se necesita “voluntad política”, que parece ser un bien más bien escaso cuando se trata de implementar acciones efectivas.

Ahora aseguran que las cámaras son muy efectivas. Desde ya que lo son. Pero también lo eran en 2006, cuando algunas entidades intermedias le pidieron al jefe comunal que las instale, y el médico los subestimó insinuando que la propuesta era “una payasada”.
No importa ya saber cuantos crímenes se hubieran evitado si las cámaras se hubieran comenzado a instalar hace 4 años, y si las condiciones del espacio público fueran otras, con buena iluminación, baldíos desmalezados, veredas en condiciones… y colectivos funcionando, pero importa actuar ahora para frenar este dominó mortal.

Entradas populares de este blog

Fotomultas

Esta mediodía el HCD aprobó la ordenanza que convalida el convenio entre la Municipalidad y la UTN, referido a las fotomultas. Desde el Encuentro Pilarense, creemos que todos los argumentos referidos a la necesidad de propender a una mayor seguridad vial, y a la disminución de la siniestralidad, son plausibles. Pero no así, la distribución de la recaudación que plantea el acuerdo. Si “el convenio es así”, como se esgrimió, pero no garantiza (o lo hace de forma dudosa) los intereses de nuestro pueblo, lo más conveniente sería modificarlo, antes de aceptarlo “a libro cerrado”. Varios ediles cuestionaron hoy la transparencia del convenio, planteando que detrás de la cámara empresarial que nuclea a las empresas de fotomultas, existen intereses espúreos y conflictos de intereses. Sabemos que ninguna de estas críticas es verdadera. Pero justamente por esa íntima convicción, creemos que hubiera sido mejor que el expediente se volviera a comisión hasta agotar la discusión. Lo creemos porque…

Usurpaciones V.I.P.

El Club de Campo Carmel, tanto como otros emprendimientos, utilizan como propia una calle pública, El Ñandú. Son 7,5 metros de ancho, por unos 1.000 metros de largo: a valores de mercado cuestan unos DOS MILLONES de dólares. Si el country tuviera que pagarle a la Municipalidad una compensación por haberse apropiado de un espacio público, estaríamos hablando de unos SEIS MILLONES DE PESOS anuales, sólo en concepto de intereses. Hacer realidad viviendas, calles, plazas, lugares no discriminatorios... no requiere de grandes inversiones, sino de conciencia y determinación para llevar a la práctica políticas urbanísticas, a veces, tan sencillas, como... CEDER al Estado lo que es de todos. .

Diálogo honesto. Propuestas que suman.

Esta mañana recorrimos calles y comercios de Pilar Centro: GRACIAS a cada vecino que con generosidad compartió con nosotros unos minutos de su día, contándonos sus inquietudes, preocupaciones y alegrías. Nosotros, los hombres y mujeres del Encuentro Pilarense, entendemos que ésa es la única manera en la que mejoramos la vida de cada familia: con la PARTICIPACION de todos!