Ir al contenido principal

"Prohibido olvidar"


La semana pasada, y con casi un año de demora, la Municipalidad de Pilar puso en funcionamiento el sistema de cámaras de seguridad.
El acto de inauguración se organizó al detalle, como para asegurar una tapa de los diarios más que favorable al gobierno. Estaban todos: el Intendente de Pilar Humberto Zúccaro, el Ministro de Seguridad Ricardo Casal, el Gobernador Daniel Scioli, representantes de los foros vecinales de seguridad, concejales oficialistas, y otros que no lo son tanto (sería exagerado llamarlos “opositores”). Estos perpetuos habitantes de los escenarios oficiales deben haberse sentido más que satisfechos: estaban poniendo en marcha nada más y nada menos que al sistema de cámaras de seguridad, cuestión que —presuponen muchos— viene a dar respuesta al clamor ciudadano por mayor seguridad.

Sin salida
Hace años, un reconocido abogado penalista afirmaba en una columna publicada en El Diario Regional, que en la Provincia de Buenos Aires la financiación de la política “se logra a través de la recaudación naturalmente ilegal de la policía”, y continuaba diciendo que “La policía provincial es utilizada para recaudar, y esos fondos que suben, sin duda llegan al brazo político”; finalmente, concluía, “más allá de que otro problema mayúsculo sea la gran exclusión social”,… “si el mecanismo de recaudación sigue siendo el mismo, a partir de los requerimientos de aparatos partidarios, no hay salida”.
Será por esa sospechada complicidad con la política, que siempre sobrevuela cuando se analizan las raíces del delito, que las autoridades gubernamentales se muestran muy susceptibles a los reclamos. Como cuando un grupo de amigos de Matías Berardi se aproximó al acto con dos estandartes con la leyenda “Matías, prohibido olvidar”. Los adolescentes esperaban, con ese reclamo, vencer la perversa dinámica por la cual una muerte permanece en la agenda de las autoridades sólo hasta que una nueva víctima cae, y desplaza a la anterior. Así, cuando Walter, el viudo de Sandra Almirón asesinada en Pilar a fines del año pasado, se reunió con la Presidenta Cristina Fernández, dicen que —mostrándole una fotografía de Sandra— le pidió “Mire esos ojos. No deje de mirarlos. Para no olvidar nunca cuál es su responsabilidad”.
Walter tuvo en cierta forma “suerte”: pudo expresarle su reclamo a la primera mandataria. Los amigos de Matías, en cambio, no la tuvieron: mientras el gobernador repetía desde el escenario que se sentía orgulloso cuando “nos preocupamos de la problemática de los jóvenes”, a pocos metros de allí un grupo de funcionarios y patoteros a sueldo público lo desmentía, amenazando y obligando a los jóvenes a guardar sus dos carteles, mientras los maltrataban con inesperada prepotencia: “Mejor que se vayan porque la van a pasar mal”. Toda la escena transcurrió frente a numerosos trabajadores de prensa, que también recibieron advertencias: “Dame la cámara porque si esto sale en algún lado vas a cobrar”, solicitaron los “gurkas” paraestatales.
Es paradójico que hace algunos meses, en una de las primeras y más exasperadas convocatorias de “Justicia para Sandra”, Zúccaro colara a un empleado municipal sosteniendo un cartel con la leyenda “Sra. Presidenta, Sr. Gobernador, hagan algo o renuncien”. En el acto de la semana pasada, los amigos de Matías no pretendían mostrar una leyenda tan osada; sólo deseaban que nadie se olvidara de su amigo. Y aunque sin poder sostener en alto sus carteles, lo lograron: al día siguiente El Diario Regional denunciaba en su tapa: “Scioli inauguró las cámaras pero recibió reclamos”.

Entradas populares de este blog

Funcionario de Cambiemos en contra de las termoeléctricas: "Algunas cosas no se hacen como uno quisiera"

Gabriel Lagomarsino dijo que en la discusión para la instalación de ambas empresas faltó que se "privilegie" la voz de los vecinos. En uso de licencia de su banca en el Concejo, se defendió de no haber estado en el debate que las avaló.


Un funcionario de Cambiemos se mostró en contra de las polémicas termoeléctricas que ya se instalaron en el límite entre Pilar y Escobar.
Se trata del actual titular de Participación Ciudadana, Gabriel Lagomarsino, quien para ocupar ese cargo licenció su banca en el Concejo Deliberante, a la que llegó en diciembre de 2015.
En diálogo con el programa radial "Agenda Propia" de FM Estudio 2 (105.9), Lagomarsino dijo que en Pilar "algunas cosas no se hacen como uno quisiera" y entre varias que enumeró nombró a las plantas de las empresas APR Energy y Araucaria. 
"Algunas cosas se están haciendo, y otras no se hacen como uno quisiera. Como por ejemplo las termoeléctricas que finalmente se instalaron en el distrito", dijo …

Fotomultas

Esta mediodía el HCD aprobó la ordenanza que convalida el convenio entre la Municipalidad y la UTN, referido a las fotomultas. Desde el Encuentro Pilarense, creemos que todos los argumentos referidos a la necesidad de propender a una mayor seguridad vial, y a la disminución de la siniestralidad, son plausibles. Pero no así, la distribución de la recaudación que plantea el acuerdo. Si “el convenio es así”, como se esgrimió, pero no garantiza (o lo hace de forma dudosa) los intereses de nuestro pueblo, lo más conveniente sería modificarlo, antes de aceptarlo “a libro cerrado”. Varios ediles cuestionaron hoy la transparencia del convenio, planteando que detrás de la cámara empresarial que nuclea a las empresas de fotomultas, existen intereses espúreos y conflictos de intereses. Sabemos que ninguna de estas críticas es verdadera. Pero justamente por esa íntima convicción, creemos que hubiera sido mejor que el expediente se volviera a comisión hasta agotar la discusión. Lo creemos porque…

Usurpaciones V.I.P.

El Club de Campo Carmel, tanto como otros emprendimientos, utilizan como propia una calle pública, El Ñandú. Son 7,5 metros de ancho, por unos 1.000 metros de largo: a valores de mercado cuestan unos DOS MILLONES de dólares. Si el country tuviera que pagarle a la Municipalidad una compensación por haberse apropiado de un espacio público, estaríamos hablando de unos SEIS MILLONES DE PESOS anuales, sólo en concepto de intereses. Hacer realidad viviendas, calles, plazas, lugares no discriminatorios... no requiere de grandes inversiones, sino de conciencia y determinación para llevar a la práctica políticas urbanísticas, a veces, tan sencillas, como... CEDER al Estado lo que es de todos. .