Ir al contenido principal

Gatopardo

En  política se suele llamar "gatopardo"  a quien reforma una parte de las estructuras para conservar el todo sin que nada cambie realmente: “Si queremos que todo siga como está, es necesario que todo cambie", dice el escritor italiano Giuseppe Tomasi di Lampedusa (1896-1957) en su novela "El gatopardo".

Esta semana, en conferencia de prensa, el Intendente Humberto Zúccaro dio a conocer dos novedades vinculadas al área de la salud municipal: una, la designación del urólogo Pablo Atchabaián en reemplazo de Jorge Del Río, y la otra, que el secretario desplazado no se iría a su casa, sino que encabezaría una nueva secretaría  gubernamental, denominada “Municipios Saludables y Desarrollo Sustentable”, cuyo propósito sería incorporar a Pilar a la “Red de Municipios Saludables”. 

Dèja vu
Lo insólito de este último anuncio es que el Municipio ya se adhirió a la “Red de Municipios Saludables” en 2004, año que, en el discurso oficial de aquél entonces, sería el “Año de la Salud”. De haber cumplido con las premisas de ese programa, el gobierno de Pilar debería haber puesto en la más alta prioridad a las actividades de promoción de la salud, apoyar la participación activa de la comunidad, fomentar el diálogo, y compartir el conocimiento. Nada de eso se concretó. En ciertos aspectos, transitó el camino exactamente contrario, como cuando despidió discrecionalmente a 3 médicos porque eran críticos de los desmanejos en el área. En julio de 2004, El Diario Regional le preguntó al intendente cuál era el problema que más le preocupaba: “La salud”, dijo Zúccaro, y afirmó que iba a “…reforzar la atención primaria para que las salas sean centros de contención y no se formen cuellos de botella al llegar al hospital”. Lo mismo que repitió ahora el urólogo, 7 años después.

Otro zorro en el gallinero
El Secretario saliente,  Jorge Del Río, fue acusado hace un año por incompatibilidad de funciones, ya que sería titular de la firma ADN Medicals, prestadora de IOMA, es decir del gobierno provincial. Por eso ahora este “cambio” de nombre no se condice con el discurso gubernamental de pretender una salud solidaria, gratuita y de calidad. Si a Del Río se le cuestionaba su participación en algunas empresas privadas como ADN o la Clínica San Marcos, a Pablo Atchabaián se le reconocen al menos cuatro empresas de las que es dueño o parte: Urotravel  SA, Ezemedical SA, Patchaba SA, y S.E.D.U. SRL; tres de estas firmas se dedican a prestar servicios de salud, o sea lo mismo que dice querer hacer el gobierno zuccarista gratis, con la salvedad que las empresas de Atchabaián lo hacen por dinero. ¿Se habrá transformado Pilar en una sociedad anónima, en donde sólo prima la obtención de lucro, y nadie nos avisó?

Entradas populares de este blog

Funcionario de Cambiemos en contra de las termoeléctricas: "Algunas cosas no se hacen como uno quisiera"

Gabriel Lagomarsino dijo que en la discusión para la instalación de ambas empresas faltó que se "privilegie" la voz de los vecinos. En uso de licencia de su banca en el Concejo, se defendió de no haber estado en el debate que las avaló.


Un funcionario de Cambiemos se mostró en contra de las polémicas termoeléctricas que ya se instalaron en el límite entre Pilar y Escobar.
Se trata del actual titular de Participación Ciudadana, Gabriel Lagomarsino, quien para ocupar ese cargo licenció su banca en el Concejo Deliberante, a la que llegó en diciembre de 2015.
En diálogo con el programa radial "Agenda Propia" de FM Estudio 2 (105.9), Lagomarsino dijo que en Pilar "algunas cosas no se hacen como uno quisiera" y entre varias que enumeró nombró a las plantas de las empresas APR Energy y Araucaria. 
"Algunas cosas se están haciendo, y otras no se hacen como uno quisiera. Como por ejemplo las termoeléctricas que finalmente se instalaron en el distrito", dijo …

Fotomultas

Esta mediodía el HCD aprobó la ordenanza que convalida el convenio entre la Municipalidad y la UTN, referido a las fotomultas. Desde el Encuentro Pilarense, creemos que todos los argumentos referidos a la necesidad de propender a una mayor seguridad vial, y a la disminución de la siniestralidad, son plausibles. Pero no así, la distribución de la recaudación que plantea el acuerdo. Si “el convenio es así”, como se esgrimió, pero no garantiza (o lo hace de forma dudosa) los intereses de nuestro pueblo, lo más conveniente sería modificarlo, antes de aceptarlo “a libro cerrado”. Varios ediles cuestionaron hoy la transparencia del convenio, planteando que detrás de la cámara empresarial que nuclea a las empresas de fotomultas, existen intereses espúreos y conflictos de intereses. Sabemos que ninguna de estas críticas es verdadera. Pero justamente por esa íntima convicción, creemos que hubiera sido mejor que el expediente se volviera a comisión hasta agotar la discusión. Lo creemos porque…

Usurpaciones V.I.P.

El Club de Campo Carmel, tanto como otros emprendimientos, utilizan como propia una calle pública, El Ñandú. Son 7,5 metros de ancho, por unos 1.000 metros de largo: a valores de mercado cuestan unos DOS MILLONES de dólares. Si el country tuviera que pagarle a la Municipalidad una compensación por haberse apropiado de un espacio público, estaríamos hablando de unos SEIS MILLONES DE PESOS anuales, sólo en concepto de intereses. Hacer realidad viviendas, calles, plazas, lugares no discriminatorios... no requiere de grandes inversiones, sino de conciencia y determinación para llevar a la práctica políticas urbanísticas, a veces, tan sencillas, como... CEDER al Estado lo que es de todos. .