miércoles, 12 de febrero de 2014

El ocaso del Rey

El gobierno municipal anunció que otorgará una suma de aproximadamente $1.500 como ayuda escolar a sus empleados. Aunque en principio toda mejora a cualquier trabajador es bienvenida, en este caso particular conviene tener en claro algunas cuestiones que no son irrelevantes.
El presupuesto de gastos se financia con las contribuciones de todos los pilarenses. La Municipalidad NO ES una fábrica que produce bienes y genera riqueza; es sólo una administración: cobra, y paga, y ambas funciones deben ser hechas con transparencia, eficacia, y austeridad (la gestión zuccarista, desde hace 10 años, carece de las TRES cualidades).
Es inequitativo que hasta al más humilde de los contribuyentes de Pilar le hayan aumentado las tasas municipales, para que después ese dinero, en vez de volver al Pueblo en obras, se utilice demagógicamente para dar un "bono de reyes" a 3 mil empleados (técnicamente, un vale válido sólo para comprar en el supermercado Eco), la "ayuda" escolar "de los distritos massistas", etc., etc. En esta Argentina devaluada de 2014, ¿nadie está en una situación más necesitada que los municipales? ¿Y los 1.000 becados municipales que trabajan en negro? ¿y los 700 inundados que tuvieron que abandonar sus hogares por la inundación? ¿y los docentes? ¿y los policías? ¿y los estudiantes? ¿y los desempleados, Humberto? ¿cómo ayudás a los desempleados de tu distrito, que ni siquiera sienten la dignidad de poder ganarse el pan con el sudor de su frente?
Esta gestión aumentó el presupuesto municipal de gastos, desde 2003 hasta ahora, DIECISÉIS VECES. Ningún otro precio en la Argentina aumentó tanto. El dólar, por poner un ejemplo conocido, subió CUATRO veces. Sin dudas, al derrochón (con plata ajena) del intendente y a sus concejales, les calza justo "Tribulaciones, lamentos, y ocaso de un tonto Rey imaginario" de Sui Generis... escuchalo: http://www.youtube.com/watch?v=wQ8lvsNSKT8