Ir al contenido principal

El ocaso del Rey

El gobierno municipal anunció que otorgará una suma de aproximadamente $1.500 como ayuda escolar a sus empleados. Aunque en principio toda mejora a cualquier trabajador es bienvenida, en este caso particular conviene tener en claro algunas cuestiones que no son irrelevantes.
El presupuesto de gastos se financia con las contribuciones de todos los pilarenses. La Municipalidad NO ES una fábrica que produce bienes y genera riqueza; es sólo una administración: cobra, y paga, y ambas funciones deben ser hechas con transparencia, eficacia, y austeridad (la gestión zuccarista, desde hace 10 años, carece de las TRES cualidades).
Es inequitativo que hasta al más humilde de los contribuyentes de Pilar le hayan aumentado las tasas municipales, para que después ese dinero, en vez de volver al Pueblo en obras, se utilice demagógicamente para dar un "bono de reyes" a 3 mil empleados (técnicamente, un vale válido sólo para comprar en el supermercado Eco), la "ayuda" escolar "de los distritos massistas", etc., etc. En esta Argentina devaluada de 2014, ¿nadie está en una situación más necesitada que los municipales? ¿Y los 1.000 becados municipales que trabajan en negro? ¿y los 700 inundados que tuvieron que abandonar sus hogares por la inundación? ¿y los docentes? ¿y los policías? ¿y los estudiantes? ¿y los desempleados, Humberto? ¿cómo ayudás a los desempleados de tu distrito, que ni siquiera sienten la dignidad de poder ganarse el pan con el sudor de su frente?
Esta gestión aumentó el presupuesto municipal de gastos, desde 2003 hasta ahora, DIECISÉIS VECES. Ningún otro precio en la Argentina aumentó tanto. El dólar, por poner un ejemplo conocido, subió CUATRO veces. Sin dudas, al derrochón (con plata ajena) del intendente y a sus concejales, les calza justo "Tribulaciones, lamentos, y ocaso de un tonto Rey imaginario" de Sui Generis... escuchalo: http://www.youtube.com/watch?v=wQ8lvsNSKT8

Entradas populares de este blog

Funcionario de Cambiemos en contra de las termoeléctricas: "Algunas cosas no se hacen como uno quisiera"

Gabriel Lagomarsino dijo que en la discusión para la instalación de ambas empresas faltó que se "privilegie" la voz de los vecinos. En uso de licencia de su banca en el Concejo, se defendió de no haber estado en el debate que las avaló.


Un funcionario de Cambiemos se mostró en contra de las polémicas termoeléctricas que ya se instalaron en el límite entre Pilar y Escobar.
Se trata del actual titular de Participación Ciudadana, Gabriel Lagomarsino, quien para ocupar ese cargo licenció su banca en el Concejo Deliberante, a la que llegó en diciembre de 2015.
En diálogo con el programa radial "Agenda Propia" de FM Estudio 2 (105.9), Lagomarsino dijo que en Pilar "algunas cosas no se hacen como uno quisiera" y entre varias que enumeró nombró a las plantas de las empresas APR Energy y Araucaria. 
"Algunas cosas se están haciendo, y otras no se hacen como uno quisiera. Como por ejemplo las termoeléctricas que finalmente se instalaron en el distrito", dijo …

Fotomultas

Esta mediodía el HCD aprobó la ordenanza que convalida el convenio entre la Municipalidad y la UTN, referido a las fotomultas. Desde el Encuentro Pilarense, creemos que todos los argumentos referidos a la necesidad de propender a una mayor seguridad vial, y a la disminución de la siniestralidad, son plausibles. Pero no así, la distribución de la recaudación que plantea el acuerdo. Si “el convenio es así”, como se esgrimió, pero no garantiza (o lo hace de forma dudosa) los intereses de nuestro pueblo, lo más conveniente sería modificarlo, antes de aceptarlo “a libro cerrado”. Varios ediles cuestionaron hoy la transparencia del convenio, planteando que detrás de la cámara empresarial que nuclea a las empresas de fotomultas, existen intereses espúreos y conflictos de intereses. Sabemos que ninguna de estas críticas es verdadera. Pero justamente por esa íntima convicción, creemos que hubiera sido mejor que el expediente se volviera a comisión hasta agotar la discusión. Lo creemos porque…

Usurpaciones V.I.P.

El Club de Campo Carmel, tanto como otros emprendimientos, utilizan como propia una calle pública, El Ñandú. Son 7,5 metros de ancho, por unos 1.000 metros de largo: a valores de mercado cuestan unos DOS MILLONES de dólares. Si el country tuviera que pagarle a la Municipalidad una compensación por haberse apropiado de un espacio público, estaríamos hablando de unos SEIS MILLONES DE PESOS anuales, sólo en concepto de intereses. Hacer realidad viviendas, calles, plazas, lugares no discriminatorios... no requiere de grandes inversiones, sino de conciencia y determinación para llevar a la práctica políticas urbanísticas, a veces, tan sencillas, como... CEDER al Estado lo que es de todos. .