Ir al contenido principal

Usurpaciones VIP

El CARMEL C.C. está ocupando la calle pública El Ñandú, calle que de poder usarse por todos los vecinos, permitiría un acceso inmejorable desde Panamericana a la Universidad del Salvador. Justo ahora que nuestro país vive un proceso de profundos y esperanzadores cambios, da pena que el interés y privilegio de unos pocos, termine perjudicando a la mayoría.
http://www.pilaradiario.com/informacion-general/2018/3/9/funcionario-reclama-country-devuelva-calle-79786.html


Funcionario reclama a un country que devuelva una calle

El Carmel tomó media calzada de El Ñandú. La arteria es clave para aliviar Champagnat, que será más caótica con el cierre del puente. El pedido de apertura cumple 10 meses sin respuesta.

Funcionario reclama a un country que devuelva una calle
CERRADA. Un vallado marca el comienzo de la calle tomada.
Los remedios que buscó aplicar el municipio al caos de tránsito en la calle Champagnat fueron, hasta ahora, infructuosos. Inspectores para ordenar, hacer que el puente sea de una sola mano en horas pico, pedir colaboración a las escuelas y la Universidad del Salvador para escalonar los horarios de entrada y salida, fueron algunos intentos, rápidamente abandonados. 
En los próximos días, cuando finalmente se cierre el puente Champagnat de la Panamericana para su elevación (ver columna), el caos se multiplicará exponencialmente.
Por eso, ante la noticia del inicio de la obra, el subsecretario de Participación Ciudadana, Gabriel Lagomarsino, desempolvó ayer un reclamo que ya está por cumplir 10 meses sin respuesta: que se obligue al country Carmel a devolver una calle que ocupa ilegalmente y que podría ser clave para descongestionar la zona.
Se trata de El Ñandú, paralela a Champagnat, que podría usarse como acceso alternativo a la USAL y a las escuelas de la zona. Sobre todo ahora que el puente estará clausurado, al menos, durante un mes.
La arteria tiene su ancho legal y un mejorado transitable solo hasta llegar al límite del country Carmel. Allí, una valla pintada de rojo y blanco marca el desvío y la finalización de la calle.
Sin embargo, según indican los planos catastrales a los que Lagomarsino accedió, la calle debería seguir con su mismo ancho bordeando el perímetro de la urbanización. Pero el alambrado del Carmel “comió” 7,5 metros de la calzada, la mitad de la calle.
Se trata de un espacio que las urbanizaciones están obligadas a ceder por ley, justamente, para calles públicas. 
En mayo del año pasado, Lagomarsino empezó a mover el tema dentro del propio gobierno. Su interlocutor fue el responsable de Catastro, Guillermo Tosto. 
Según pudo saber entonces Lagomarsino, el country habría cedido la calle, pero igual la alambró. La excusa fue la habitual en estos casos: seguridad.
Hacia adentro del alambre, están los 7,5 metros públicos que el Carmel tomó prestados y, más allá, figuran otros 8 metros de calle interna, ya en tierras propias de la urbanización. Pero la imagen satelital muestra que una parte de esos terrenos estarían ocupados por viviendas.
De ser así, al correr el alambre, el perímetro quedaría directamente pegado al fondo de propiedades que hoy están más lejos de la calle pública.
Si la calle se abriera, podría empalmarse con otra vía pública que lleve directamente a la USAL, descomprimiendo, así, la colapsada Champagnat.
En los 10 meses que pasaron desde que el tema salió a la luz, no hubo novedades. Ayer, Lagomarsino insistió con su reclamo de manera pública, a través de Twitter. “El puente Champagnat estará cerrado 1 mes. Es necesario que el Carmel Country Club nos devuelva la calle El Ñandú, vía inmejorable para llegar desde Panamericana a @usalcampuspilar, Colegio Santa María, La Lomita...”, escribió. 
Garita
Desde que comenzó el reclamo, el año pasado, hubo un solo cambio: el Camel retiró la garita de seguridad de la calle pública. Igual, quedó el vallado.


Entradas populares de este blog

Funcionario de Cambiemos en contra de las termoeléctricas: "Algunas cosas no se hacen como uno quisiera"

Gabriel Lagomarsino dijo que en la discusión para la instalación de ambas empresas faltó que se "privilegie" la voz de los vecinos. En uso de licencia de su banca en el Concejo, se defendió de no haber estado en el debate que las avaló.


Un funcionario de Cambiemos se mostró en contra de las polémicas termoeléctricas que ya se instalaron en el límite entre Pilar y Escobar.
Se trata del actual titular de Participación Ciudadana, Gabriel Lagomarsino, quien para ocupar ese cargo licenció su banca en el Concejo Deliberante, a la que llegó en diciembre de 2015.
En diálogo con el programa radial "Agenda Propia" de FM Estudio 2 (105.9), Lagomarsino dijo que en Pilar "algunas cosas no se hacen como uno quisiera" y entre varias que enumeró nombró a las plantas de las empresas APR Energy y Araucaria. 
"Algunas cosas se están haciendo, y otras no se hacen como uno quisiera. Como por ejemplo las termoeléctricas que finalmente se instalaron en el distrito", dijo …

Fotomultas

Esta mediodía el HCD aprobó la ordenanza que convalida el convenio entre la Municipalidad y la UTN, referido a las fotomultas. Desde el Encuentro Pilarense, creemos que todos los argumentos referidos a la necesidad de propender a una mayor seguridad vial, y a la disminución de la siniestralidad, son plausibles. Pero no así, la distribución de la recaudación que plantea el acuerdo. Si “el convenio es así”, como se esgrimió, pero no garantiza (o lo hace de forma dudosa) los intereses de nuestro pueblo, lo más conveniente sería modificarlo, antes de aceptarlo “a libro cerrado”. Varios ediles cuestionaron hoy la transparencia del convenio, planteando que detrás de la cámara empresarial que nuclea a las empresas de fotomultas, existen intereses espúreos y conflictos de intereses. Sabemos que ninguna de estas críticas es verdadera. Pero justamente por esa íntima convicción, creemos que hubiera sido mejor que el expediente se volviera a comisión hasta agotar la discusión. Lo creemos porque…

Usurpaciones V.I.P.

El Club de Campo Carmel, tanto como otros emprendimientos, utilizan como propia una calle pública, El Ñandú. Son 7,5 metros de ancho, por unos 1.000 metros de largo: a valores de mercado cuestan unos DOS MILLONES de dólares. Si el country tuviera que pagarle a la Municipalidad una compensación por haberse apropiado de un espacio público, estaríamos hablando de unos SEIS MILLONES DE PESOS anuales, sólo en concepto de intereses. Hacer realidad viviendas, calles, plazas, lugares no discriminatorios... no requiere de grandes inversiones, sino de conciencia y determinación para llevar a la práctica políticas urbanísticas, a veces, tan sencillas, como... CEDER al Estado lo que es de todos. .