Ir al contenido principal

Informarse mejor

Durante el debate de Fedepil del lunes, el Concejal oficialista Carlos Olivera criticó a los candidatos de la oposición presentes, sentenciando que "hay que informarse mejor antes de hablar".

Si el cuerpo que él integra hubiera aprobado el proyecto de Ordenanza de libre acceso a la información pública presentado por Propilar hace más de un año, la crítica hacia el resto de los candidatos tendría más sentido.

Pero la descalificación a la oposición formulada por el Concejal zuccarista, basada en la falta de un recurso —la información pública— hoy monopolizado por el gobierno, no es totalmente válida.
Puede que algunos candidatos desconocieran temas sabidos inclusive por el público asistente, pero aun para el periodismo, demasiadas veces las "puertas abiertas" no lo están tanto.

La transparencia y la credibilidad de las instituciones públicas estimula la participación de la ciudadanía en los asuntos públicos. Es necesario avanzar en dos frentes: por un lado en el legislativo, aprobando la Ordenanza que consagre el derecho de acceso a la información pública; por el otro, en "traducir" ese derecho a la sociedad, de tal modo de explicar a todos (personas, organizaciones de la sociedad civil, medios de comunicación, empresas, etc.) cómo el acceso a la información puede marcar una diferencia a la hora de tomar una decisión en cuestiones públicas y de la vida diaria.

En Pilar, la sociedad civil ha avanzado mucho: en abril del año pasado Propilar lo hizo en el primer frente, presentando un proyecto de Ordenanza de libre acceso a la información. Y el lunes, Fedepil avanzó en el segundo frente: los debates de candidatos sirven para tomar conciencia de que la Democracia participativa requiere del acceso a la información pública. Sin embargo, sigue faltando el marco normativo: ahora la pelota está en el campo del gobierno.

Sin información pública accesible, los gobernantes podrán descalificar por "desinformados" a quienes piensen distinto, pero perderán irremediablemente la riqueza de construir una sociedad inclusiva, para todas y todos.

Entradas populares de este blog

Fotomultas

Esta mediodía el HCD aprobó la ordenanza que convalida el convenio entre la Municipalidad y la UTN, referido a las fotomultas. Desde el Encuentro Pilarense, creemos que todos los argumentos referidos a la necesidad de propender a una mayor seguridad vial, y a la disminución de la siniestralidad, son plausibles. Pero no así, la distribución de la recaudación que plantea el acuerdo. Si “el convenio es así”, como se esgrimió, pero no garantiza (o lo hace de forma dudosa) los intereses de nuestro pueblo, lo más conveniente sería modificarlo, antes de aceptarlo “a libro cerrado”. Varios ediles cuestionaron hoy la transparencia del convenio, planteando que detrás de la cámara empresarial que nuclea a las empresas de fotomultas, existen intereses espúreos y conflictos de intereses. Sabemos que ninguna de estas críticas es verdadera. Pero justamente por esa íntima convicción, creemos que hubiera sido mejor que el expediente se volviera a comisión hasta agotar la discusión. Lo creemos porque…

Usurpaciones V.I.P.

El Club de Campo Carmel, tanto como otros emprendimientos, utilizan como propia una calle pública, El Ñandú. Son 7,5 metros de ancho, por unos 1.000 metros de largo: a valores de mercado cuestan unos DOS MILLONES de dólares. Si el country tuviera que pagarle a la Municipalidad una compensación por haberse apropiado de un espacio público, estaríamos hablando de unos SEIS MILLONES DE PESOS anuales, sólo en concepto de intereses. Hacer realidad viviendas, calles, plazas, lugares no discriminatorios... no requiere de grandes inversiones, sino de conciencia y determinación para llevar a la práctica políticas urbanísticas, a veces, tan sencillas, como... CEDER al Estado lo que es de todos. .

SOBRE LA VERGONZOSA APROBACION DE LA RENDICION DE CUENTAS. SESIÓN ORDINARIA DEL HCD DEL 9/6/2016

Hace unas pocas horas se realizó la quinta sesión ordinaria del HCD, y la siguiente a la del 26/05, en la que se aprobó la Rendición de Cuentas de 2015. De acuerdo al Reglamento Interno del Concejo Deliberante, y al procedimiento parlamentario, el primer punto en el orden del día es siempre la puesta en consideración y aprobación del acta de la sesión anterior. En este caso, como la sesión anterior fue la bochornosa sesión en la que Osvaldo Pugliese recurrió a sus peores actitudes como presidente del cuerpo, el expediente de la Rendición 2015 quedó (dudosamente) aprobado. Por eso pedí el uso de la palabra, para reclamar mediante una moción que hasta tanto la Justicia establezca la nulidad de la Sesión, se corrija el acta en la que maliciosamente se cambiaron algunas palabras, y se omitieron otras. Paradójicamente, mi moción NO fue puesta a consideración ni a votación por Pugliese, siendo que el Reglamento Interno, cuyo contenido conoce muy bien, lo obliga a hacerlo: “Las mociones de…