martes, 23 de noviembre de 2004

Soborno

Si todos somos iguales ante la ley ¿porqué a algunos "amigos de la casa" el gobierno les arregla todo para hacer negocios millonarios, y a otros no les arregla ni siquiera las calles?. El barro cubre todo, menos algo: la incapacidad para administrar con eficiencia, que se desnuda día a día y va quedando a la vista de todos.

Nuestro sistema de Democracia representativa permite que la voluntad popular, expresada a través del voto, coloque en el gobierno a quienes los ciudadanos consideramos mejor. Así, hace más de un año, la voluntad mayoritaria puso a Humberto Zúccaro al frente del municipio. Con más gestos que gestión, el jefe comunal atendió cada uno de los conflictos que se le presentaban en las distintas localidades del Partido, prometiendo siempre más de lo que haría. Siempre. ¿No pensó acaso que generar tantas expectativas se le volvería en contra? Posiblemente sí, pero sus 12 años de experiencia como Concejal lo deben haber convencido que las demandas de la gente suelen ser inestables, pasando del "que se vayan todos" al apoyo decidido a quienes como él, representan "más de lo mismo". Claro que si pensó así, se equivocó, porque siempre hay en la sociedad un nivel de exigencias básicas que debe ser satisfecho por el gobierno: para eso está. Poco les interesa a los vecinos de la calle Oliden, condenados por la incapacidad del gobierno a vivir en el barro, que Zúccaro se justifique diciendo que no tiene plata. Ellos, como otros miles de ciudadanos de Pilar, ven cómo se gasta la plata de todos: en pagar millones a los nuevos funcionarios y empleados, miles de pesos a los artistas en las fiestas patronales, y cientos de miles de pesos en alquileres. El barro cubre todo, menos algo: la incapacidad para administrar con eficiencia, que se desnuda día a día y va quedando a la vista de todos.

Lo tuyo es mío
Hace poco tiempo el Director de la Unidad Ejecutora de Políticas Estratégicas, Eduardo Gutiérrez, presentó un expediente en el municipio a través de la empresa Pinazo S.A. solicitando la compra de más de once mil metros cuadrados de calles públicas; por tratarse de un "amigo de la casa", el funcionario consiguió que el trámite avanzara a la velocidad de la luz: emulando la creación del Universo, a Zúccaro le llevó sólo siete días firmar el decreto reglamentario para que las calles que anhelaba Gutiérez pasaran del dominio público al suyo propio.

Para que la operación no resultara tan descarada, los honorables concejales agregaron un artículo al final de la Ordenanza por el que se le que obligaba a que "los fondos obtenidos... serán afectados de modo exclusivo a las obras de la calle Saraví de la localidad de La Lonja, y Oliden en la localidad de Del Viso, ésta última de forma prioritaria".

Dos meses después, la cuenta bancaria de la Municipalidad recibió un depósito por los frutos de la venta: casi un cuarto de millón de pesos; ésa fue la última vez que se vio el dinero, porque por la calle Oliden, no apareció... hasta que los vecinos dijeron "estamos hartos", y advirtieron que cortarían la Ruta 26 en reclamo por lo que consideraban una estafa.

Hay plata
Hoy, a pocas semanas de la movilización que efectuaron, los vecinos del Barrio Alvez no pueden creer lo que ven: "están dando vuelta la calle", comentó un vecino graficando el arreglo de la calzada que encaró la municipalidad. Es lo que deberían haber hecho hace tiempo.
El intendente no debería esperar a que los problemas -que sin duda siempre los hay, y los habrá- se transformen en conflictos graves. Porque si ante el reclamo de la comunidad y la consecuente reacción -por cierto tardía- del intendente Zúccaro, aparecieron los recursos para arreglar la calle Oliden ¿porqué no lo hicieron antes? ¿cuál es el mensaje que envía el gobierno?. Parece que dijera "no importa cuán postergadas estén las localidades, sino el grado de paciencia que les quede a los vecinos". Mientras no se quejen, que aguanten.

Hay más plata
Para compensar la falta de respuestas, Zúccaro les prometió a los quejosos que además del arreglo de la calle Oliden, otorgaría un subsidio municipal a la sociedad de fomento del Barrio Alvez, que los agrupa.
Algunos vecinos se sintieron sobornados. ¿Es razonable que la relación entre la sociedad y el gobierno sea "clientelar"?. Creo que no.
Por mi parte, aspiro a vivir en una comunidad de ciudadanos plenos de derechos en vez de clientes, de vecinos a quienes el gobierno trate con respeto y sobre todo con equidad. Porque si todos somos iguales ante la ley ¿porqué a algunos "amigos de la casa" el gobierno les arregla todo para hacer negocios millonarios, y a otros no les arregla ni siquiera las calles?.
Sí, todos somos iguales ante la ley, pero ante el gobierno de Zúccaro, algunos son más "iguales" que otros.

domingo, 7 de noviembre de 2004

Claro como el agua

(EL DIARIO REGIONAL) La semana pasada el Concejo aprobó el pedido de Sudamerica de Aguas para aumentar sus tarifas en un 30%. El pedido fue presentado ante el Ejecutivo, y derivado por éste al HCD.El vecinalista Tomás Petrucci apoyó la suba diciendo que el aumento "permitirá una revisión del contrato y la posibilidad del traslado de la planta depuradora", y agregó que votaba por la afirmativa teniendo en cuenta la minoría perjudicada por la medida.

No sorprende en absoluto que el Concejo apruebe una medida que perjudica directamente a toda la comunidad de Pilar. Hay que recordar que estos concejales, siempre con algunas honrosas excepciones, aprobaron el impuestazo de principios de año, que significó un aumento promedio del 80% para los mismos (siempre los mismos) tres pilarenses de cada diez que pagamos la ex-tasa de ABL municipal. Y que meses después, "solucionaron" el problema de los boliches y bailantas en el centro de Pilar sancionando en voz baja una Ordenanza que le traslada el problema a los vecinos que viven sobre la vieja Ruta 8. Y son los mismos representantes que desde hace más de 6 meses tienen cajoneado un proyecto de ordenanza de acceso a la información pública que es fundamental para prevenir hechos de corrupción y acercar la política a la gente; y que de paso, serviría para cortar la buena fortuna que parecen tener algunos ediles que suelen ganar con demasiada frecuencia en los juegos de azar.

Pesada Herencia
El Intendente sigue culpando a la deuda que heredó de su antecesor para justificar su ineficiencia. A casi un año de haber asumido, debería preocuparse de gobernar para los vecinos y no para los intereses de algunos grupos de presión.
Recordemos que además de la deuda, el gobierno de Zúccaro heredó un saludable mecanismo de ingreso a la administración pública por concurso de antecedentes, que supo dejar de lado para poder incorporar a 600 (o quizás muchos más) empleados, quienes en su mayoría vieron recompensado así tanto esfuerzo de campaña.

También recibió el antecedente de una muy positiva audiencia pública convocada por Bivort para tratar precisamente el contrato entre la Municipalidad y Sudamerican de Aguas.
Incluso Aníbal Ibarra en la Ciudad de Buenos Aires, y Martín Sabbatella en Morón, han empleado con éxito el mecanismo democrático de las audiencias públicas, cuando se trató de defender el interés de los vecinos.
En Pilar, ¿qué interés pretende defender el jefe comunal?

Extorsión
Con Tecsa, la empresa encargada de la cobranza de las tasas, desde el gobierno primero se dijo que éramos rehenes de la empresa, y que el contrato era insostenible; en consecuencia, el municipio lo rescindió y desembolsó más de 3 millones de pesos.

Con la recientemente aprobada venta de calles a algunos countries, la historia se volvió a repetir: Zúccaro dijo que si los vecinos querían asfalto, había que aceptar el pedido de los emprendimientos para venderles tierras que hasta hoy eran de toda la comunidad; de otra manera, las obras tendrían que esperar.

En el tema de Sudamericana, ahora dicen que "con estos precios, la empresa no puede garantizar la calidad del agua" y que no hay más salida que admitir un aumento del 30% en la tarifa del agua.

Si la concesionaria no pueden garantizar la calidad de su producto, y el gobierno de Zúccaro no encuentra salida, la solución es clara como el agua: rescindan el contrato, y punto, que eso está contemplado en la ley de emergencia económica a la que el intendente adhirió.

sábado, 6 de noviembre de 2004

Agua bendita

(PILAR DE TODOS) Nuestros honorables concejales han concedido, una vez más, un aumento de ingresos inadmisible a un ente privado como Sudamericana. Han violado groseramente los derechos de propiedad de los contribuyentes, quienes mansamente siguen pagándoles sus sueldos y los bizcochitos de grasa, y han decidido que la única salida para resolver todos los males del servicio de agua corriente y cloacas, es apoyar el desproporcionado aumento de tarifas.

Sería bueno que entre tantos homenajes, "exitosos" Congresos de Parlamentos Municipales, reconocimientos y la mar en coche con que los ediles transcurren sus días, piensen para qué están dónde están, por qué, y por quienes.

Por si a alguno de ellos se les olvidó, me permito recordar que están para servir a la comunidad, detectando necesidades y proponiendo soluciones, la mayor de las veces en forma de Ordenanzas; y que están donde están, porque hubo ciudadanos que confiaron en ellos, los votaron, y decidieron que hoy estén trabajando como concejales en lugar de hacerlo como... (?).

En igual sentido debería pensar el Dr. Zúccaro, es decir, en gobernar con y para la comunidad, como tantas veces repite. Pero si su concepto de transparencia y participación se limita a anunciar por los medios que lamentablemente va a tener que aceptar que Sudamericana suba sus tarifas, creo que el jefe comunal tiene un concepto de "gobernar para la comunidad" un tanto particular.

Bivort lo hizo
Si usted es esa clase de lector desprevenido, que no encuentra relación entre estas renegociaciones a puertas cerradas entre el gobierno y las empresas y, entre otros problemas, el deplorable estado de las calles, empiece a buscar mejor; entérese de que cada centavo más que se transferirá de su bolsillo a la caja de la empresa concesionaria, es un centavo menos que podría destinarse a un fin más prioritario.

Las comparaciones son generalmente odiosas, pero debe saberse que ante un contrato similar, el intendente de Morón convocó a una audiencia pública en la que participaron centenares de vecinos, empresarios, dirigentes y trabajadores, y que fue presenciada además por observadores de Transparencia Internacional (una entidad que en el mundo se encarga de transparentar los mecanismos de la política para afianzar la Democracia); como resultado de ella, se confeccionó un pliego altamente consensuado, que permitió que la empresa ganadora sea un 35% más económica que la que estaba, y 17 millones de pesos más barata que la segunda mejor.

Pero para no irnos demasiado lejos en la geografía, podemos retrotraernos algunos años y recordar lo que pasó aquí mismo, en Pilar: Sergio Bivort, el antecesor de Zúccaro, también supo convocar a una audiencia pública que logró una amplia participación de la ciudadanía , y que permitió arrojar luz sobre una concesión tan importante como la de Sudamericana de Aguas.

Mejor que decir...
Austeridad, transparencia, eficiencia y participación, son atributos que más que declamarse, deben practicarse. Porque cada peso que recauda el municipio, es en teoría un peso más para destinar a mejorar las calles, los hospitales o la seguridad. Pero el dinero que los usuarios de Sudamericana tendrán que pagar de más, ¿es a cambio de qué? Quizás a cambio de que para el próximo Congreso de Parlamentos Municipales, la empresa vuelva a aportar dinero. A propósito de este aporte, sería bueno que los concejales como Carlos Olivera, que organizaron el Congreso y manejaron los fondos, en algún momento de sus vidas rindan cuentas, y digan por ejemplo cuánto aportó Sudamericana de Aguas.

HCD S.A.
El gobierno a aumentado de manera sideral su propio gasto. Que el año que viene el presupuesto aprobado por el HCD sea de 73 millones, en buen criollo quiere decir que gastarán casi el doble que el promedio del presupuesto anual de Bivort, ¿y las contraprestaciones? Bien, gracias.
Porque no nos engañemos: que hoy tengamos más de 600 (o quizás más) empleados municipales que hace un año, o que Zúccaro gaste medio millón de pesos en publicidad (5 veces más), mejora en muy poco nuestra vida, por no decir en nada.

Si Sudamericana no podía seguir operando con su actual estructura de costos, como dijo su presidente, en vez de haber ido a llorar a la municipalidad, podría pensar en otras soluciones, como aumentar sus ingresos vendiendo más productos (agua y cloacas) , o bien achicar sus costos, que es lo que hacemos usted, estimado lector, y yo, cuando con el mismo sueldo de hace uno, cuatro o diez años atrás, tenemos que seguir manteniendo nuestros hogares con dignidad, y sin la ayuda de clientes (Zúccaro-HCD), que cuando los vecinos reclamamos por algo se muestran muy duros, pero que con ciertas empresas como Sudamericana de Aguas parecen tener el sí fácil.

Entrada destacada

Breve repaso de 20 años defendiendo a cada vecino

Servir a los vecinos es mi vocación. Lo hice por más de 20 años, sin ocupar ningún cargo público. Reclamo contra la Ordenanza Tarifaria ...