Ir al contenido principal

Doble Moral

(El Diario Regional, 15/12/2009) A mediados de agosto se publicó en este mismo espacio una columna titulada “Dignidad” que —dentro de la temática de la creciente inseguridad— cuestionaba el apoyo que una semana atrás habían dado algunos integrantes de organizaciones no gubernamentales a la iniciativa privada de colocar garitas de vigilancia sobre puentes y bajadas de la Ruta Panamericana, más precisamente entre los kilómetros 42 y 48,5.

Paradójicamente, son los mayores defensores de privilegiar lo privado, “estatizando” los costos de su seguridad, quienes —como la flamante concejal Alfaya— se llenan la boca diciendo que hay que trabajar en “la cuestión social”.

Así, haciendo caso omiso al adagio popular de “no aclares que oscurece”, cuando se le preguntó a la Concejal de Del Viso si no consideraba que la iniciativa iba a beneficiar sólo a los countries, manifestó: “en este caso, que (los gendarmes) van a ser contratados por privados, no va a dejar descubiertas otras zonas, porque la policía estaría libre para atender a los barrios. Además, cuando se diagramaron los puntos en donde van a estar las garitas, no se miraron las entradas y salidas de los countries, sino las paradas de los colectivos”… Claro que Alfaya no habló de las paradas de colectivos de William Morris o el Barrio Luchetti, sino sólo de las que están a metros de algunas urbanizaciones cerradas.

Dos semanas después de mi columna, el diario Perfil puso el tema en su portada: “Por la inseguridad, Gendarmería se haría cargo de vigilar los countries”, mientras que la semana siguiente, actualizaba diciendo que “Sin respuesta de Gendarmería, los countries pagarían por la protección de la Bonaerense”

Hubo muchos llamados, varias idas y vueltas, hasta que finalmente surgió algo de sentido común, y el tema fue perdiendo presencia en la agenda pública, y consecuentemente en los medios.

Rédito Personal
Ayer a la mañana, entrevistada por SOS Noticias (FM Plaza), la concejal delvisense afirmó: “Es hora de que aprendamos todos que hay temas que preocupan profundamente a la gente que tiene que ser políticas de Estado, y no las mezquindades de estar buscando a través de una preocupación de la gente (la inseguridad) un rédito en término personal o en términos políticos”.

Qué difícil resulta entender que quien ha hecho de su pasado en el tercer sector un trampolín para saltar a la política partidaria, pretenda ahora hablar de “rédito personal”. Después de todo, si estaba tan comprometida con la seguridad, debió haber participado de las marchas pidiendo justicia por las víctimas de la inseguridad. Porque antes de ser electa concejal, sí participaba, a tal punto que en la página del foro de seguridad de Del Viso, en la red social Facebook, se publican sólo fotos de la flamante edil (Concejal Alfaya, ¿no era que usted privilegiaba lo colectivo por sobre lo personal?).

No obstante, como muchas veces me equivoco y en esta nota iba a escribir conceptos relacionados nada menos con quien ahora presidirá la bancada oficialista del Concejo, consulté a varias personas sobre Liliana Alfaya y su compromiso con la seguridad:

Una, refiriéndose a ese “compromiso”, fue testigo de cómo Alfaya, en una movilización en Del Viso, micrófono en mano, se negó a difundir la marcha que se realizaría una semana después por el asesinato de Sonia Colman. Quizás fue porque para su “progresismo de palabra”, los casos de asesinato por gatillo fácil no merecen igual difusión que otras muertes.

Otro de mis consultados, integrante de un foro de seguridad y por ello conocedor de las actitudes de la doctora, aseguró que a Liliana Alfaya el calificativo de “Borocotó” de la política pilarense, que utilicé en mi citada columna (“Dignidad”), le va como anillo al dedo.

Por otro lado, este sábado, mientras conmemorábamos los 2 años del asesinato de Sonia Colman, se sumaron a mis críticas las de Antonio Espasa (viudo de Sonia) quien le dedicó breves pero durísimas palabras.

Dice la Concejal que ella siempre fue peronista: comprenderá entonces el alcance de la frase aristotélica: “la única verdad, es la realidad”. Si el Concejo Deliberante que integra Alfaya quiere hacer algo en serio por la seguridad, que le exija al Intendente Humberto Zúccaro que conforme el Foro Municipal de Seguridad, institución de la que deberían participar no sólo los foros vecinales, y cualquier otra ONG, sino también el propio jefe del gobierno local. No es una sugerencia: es lo que establece —y en Pilar no se cumple— la Ley Provincial de Foros.

Entradas populares de este blog

Fotomultas

Esta mediodía el HCD aprobó la ordenanza que convalida el convenio entre la Municipalidad y la UTN, referido a las fotomultas. Desde el Encuentro Pilarense, creemos que todos los argumentos referidos a la necesidad de propender a una mayor seguridad vial, y a la disminución de la siniestralidad, son plausibles. Pero no así, la distribución de la recaudación que plantea el acuerdo. Si “el convenio es así”, como se esgrimió, pero no garantiza (o lo hace de forma dudosa) los intereses de nuestro pueblo, lo más conveniente sería modificarlo, antes de aceptarlo “a libro cerrado”. Varios ediles cuestionaron hoy la transparencia del convenio, planteando que detrás de la cámara empresarial que nuclea a las empresas de fotomultas, existen intereses espúreos y conflictos de intereses. Sabemos que ninguna de estas críticas es verdadera. Pero justamente por esa íntima convicción, creemos que hubiera sido mejor que el expediente se volviera a comisión hasta agotar la discusión. Lo creemos porque…

Usurpaciones V.I.P.

El Club de Campo Carmel, tanto como otros emprendimientos, utilizan como propia una calle pública, El Ñandú. Son 7,5 metros de ancho, por unos 1.000 metros de largo: a valores de mercado cuestan unos DOS MILLONES de dólares. Si el country tuviera que pagarle a la Municipalidad una compensación por haberse apropiado de un espacio público, estaríamos hablando de unos SEIS MILLONES DE PESOS anuales, sólo en concepto de intereses. Hacer realidad viviendas, calles, plazas, lugares no discriminatorios... no requiere de grandes inversiones, sino de conciencia y determinación para llevar a la práctica políticas urbanísticas, a veces, tan sencillas, como... CEDER al Estado lo que es de todos. .

Diálogo honesto. Propuestas que suman.

Esta mañana recorrimos calles y comercios de Pilar Centro: GRACIAS a cada vecino que con generosidad compartió con nosotros unos minutos de su día, contándonos sus inquietudes, preocupaciones y alegrías. Nosotros, los hombres y mujeres del Encuentro Pilarense, entendemos que ésa es la única manera en la que mejoramos la vida de cada familia: con la PARTICIPACION de todos!