miércoles, 9 de junio de 2010

Peatonal de la Calle Rivadavia: tardía marcha atrás

Según una información periodística, el gobierno estaría analizando la posibilidad de eliminar la peatonal y transformarla en “semi” peatonal, como desde hace años venimos proponiendo.

Damos la bienvenida a la (tardía) reconsideración, pero lamentamos que ahora, al millón de pesos que ya se gastó, haya que sumarle unos cuantos cientos de miles de pesos más para refuncionalizarla. Si la gestión de Zúccaro al frente de la Municipalidad fuera verdaderamente “de puertas abiertas”, estas decisiones de dudosa transparencia, como la de la peatonal de la calle Rivadavia, no tendrían cabida.

http://www.encuentropilarense.com/search?q=peatonal

Lo que sigue son párrafos correspondientes a columnas de opinión en las que criticábamos la  peatonal, y su dudosa licitación privada a favor de la firma Tordel S.A.

martes 1 de agosto de 2006

Semi-transparentes

Analicemos el caso de la última licitación “importante” del gobierno: la semipeatonalización de la calle Rivadavia, en el centro de la Ciudad de Pilar. El llamado a licitación fue “privado”, es decir, se invitó a 4 empresas para que oferten. La licitación no fue pública porque “legalmente” se pueden hacer licitaciones privadas si el monto involucrado en la obra está por debajo de determinado monto, que -en el caso de la calle Rivadavia-, no se iba a superar.

Claro que una cosa es lo “iba” a suceder, y otra muy distinta es lo que realmente sucedió: el jueves pasado
se conoció la decisión del intendente de transformar a la futura semipeatonal en peatonal. Nada que criticar por eso. Pero lo que era semitransparente por no haberse contratado a través de una licitación pública, ahora se está volviendo completamente opaco: el llamado a licitación privada y posterior adjudicación de la obra recayó en la firma Tordel SA, constituida hace apenas 4 meses.




miércoles 23 de agosto de 2006

Gobierno fractal

Durante una entrevista que le realizaran por FM Plaza al Concejal Carlos Olivera, hace algunas semanas, afirmó tramposamente que “hay una Ordenanza General, la 267, que te marca el paso de cómo iniciás un expediente, con una nota simple solicitando (la información pública) por mesa de entrada”. Como si poder conocer cómo se seleccionaron los proveedores que cotizaron por la construcción de la peatonal sobre la calle Rivadavia, o cuánto se les paga a los médicos contratados, fuera una tarea más que simple, el jefe de la bancada zuccarista en el Concejo fue más allá: “¿Quién te dijo que no está esa legislación?”, le inquirió al periodista con una inocultable carga de soberbia, típica del gordito que en la cancha del barrio se sabe el dueño de la pelota.



domingo 22 de octubre de 2006

Manto de invisibilidad

Sin duda, el gobierno tiene dificultad para planificar sus acciones, porque ya lleva casi tres años en un contexto económico nacional extraordinariamente favorable ¿cuánto tiempo más hay que esperar «para curar a Pilar»? (en la primera entrevista que se le hizo al alcalde por FM Plaza, pidió que le dieran tres meses para empezar a ver los cambios; luego se autoextendió el «período de gracia» a medio año; ¿y ahora?. La recientemente inaugurada peatonal, que se llevó alrededor de medio millón de pesos, el escenario de la Plaza 12 de Octubre, y los artistas que pasaron por él, ¿eran proyectos prioritarios para un municipo adherido a la denominada «Red de Municipios Saludables»? ¿es digno un salario de 1.200 pesos para un médico que lucha día a día para salvar vidas? ¿es razonable que el Concejal Carlos Olivera se dedique -con el dinero que sale de nuestros bolsillos- a «investigar» si los médicos ganan mucho o poco, mientras mes a mes recibe una dieta de casi 2.000 pesos, a pesar de la cual dijo tener que trabajar de abogado «porque si no la plata no le alcanza»?.



miércoles 27 de mayo de 2009

El Cambio Seguro

Muchas veces se realizaron obras importantes y ciertamente útiles, pero gastando muchísimo dinero, que si se hubiese aplicado a otra finalidad, habría permitido atender a necesidades más acuciantes, o que beneficiaran a un mayor número de vecinos. Otras veces se realizaron obras que —además de costosas— fueron perjudiciales, tal el caso de la peatonal de la calle Rivadavia, que agravó enormemente el eterno problema del tránsito en la Ciudad de Pilar.
Desde el Encuentro Pilarense, que junto con el peronismo País y la UCR integramos el Acuerdo Cívico y Social, hemos denunciado ésta y otras irregularidades, y hemos acompañado —siempre que nos fue posible hacerlo— las soluciones. Así, en lugar de la losa de hormigón armado de la peatonal, que divide a la ciudad, nosotros propusimos una semipeatonal que permite la circulación de vehículos, y que en lugar de dividir, une e integra.

No hay comentarios: