Ir al contenido principal

Cuando todos somos culpables

Tratando de buscar una explicación de lo que le pasó al chofer de Ruta Bus (*), llegué a la conclusión de que nosotros somos los culpables.
Somos culpables de nuestra seguridad por haber dejado que destruyeran la policía y aceptar la teoría de las camaritas y la policía municipal, teoría que solo sirve para la TV, ya que varios programas se nutren de esas imágenes.
Somos culpables de dejar que hagan un asfaltito de 5 centímetros y dure una semana sano. De que tengamos un polideportivo (no inaugurado) pero no un hospital modelo.
Somos culpables de que nuestro intendente se asuste por la inflación galopante siendo que desde el 2008 la padecemos, pero como le convenía el relato no dijo ni mu en ese momento.
Somos culpables de que se despilfarre nuestro dinero en propaganda política en aviones, faltando casi dos años para las elecciones, porque esa plata que usa, es la que falta en patrulleros, policías, hospitales, prótesis para operaciones.
Somos culpables de permitirle al señor Molina que haga esta clase de propaganda (¿pornográfica?), siendo que fue diputado, es funcionario de la Provincia y desde que está en política, Derqui no tiene autonomía, no tiene agua, no tiene cloacas, no tiene nada como para sentirse orgulloso.
Somos culpables de que se use el Estado en provecho propio como lo usó el intendente en las elecciones pasadas, y que también fue usado por el oficialismo.
De no tener cloacas o agua en el 70/80 % de Pilar y en el 100 % de Del Viso, Manzanares, Derqui, Alberti, Villa Rosa.
Somos culpables de que ante cada lluvia aparezcan los inundados, un problema de vieja data nunca solucionado, donde desde el Estado se permite construir en lugares no aptos y aprobando excepciones para construir en humedales.
De mantener una estructura usada por los políticos para cada acto, movilización en contra de alguien o favor de algunos. Somos culpables de permitir que el relato sea subvencionado con nuestro dinero, manteniendo canales de televisión, radios, diarios.
Somos culpables de mantener a los clubes de fútbol transfiriéndole más de 1.700 millones a la AFA, sin que sean monitoreados. De mantener las estructuras del automovilismo, transfiriéndole 500 millones al año.
De elegir esta clase de políticos que hace tiempo que están y que nunca les interesó mejorar, progresar, superar, porque solo les interesa el poder para usarlo en provecho propio.
Somos culpables de permitir las coimas, la corrupción, la degradación de la educación, los valores. De aceptar que se mienta con el Plan Progresar, cuando dicen que es un éxito cuando sabemos que un éxito sería que solo hubiera 10/20 planes por ciudad.
Somos culpables del avance de las drogas, porque permitimos que estos políticos estén en relación por conveniencia u omisión con los responsables de la destrucción de nuestros chicos.
Somos culpables porque en las últimas elecciones, 8 de cada 10 pilarenses votó más de lo mismo. 
SOMOS CULPABLES.
Neris Javier Rodriguez, Mesa Ejecutiva del Encuentro Pilarense
(*) Hecho policial en el que un chofer de la empresa de colectivos Ruta Bus de Pilar fue asaltado, y los delincuentes le cortaron un dedo.

Entradas populares de este blog

Fotomultas

Esta mediodía el HCD aprobó la ordenanza que convalida el convenio entre la Municipalidad y la UTN, referido a las fotomultas. Desde el Encuentro Pilarense, creemos que todos los argumentos referidos a la necesidad de propender a una mayor seguridad vial, y a la disminución de la siniestralidad, son plausibles. Pero no así, la distribución de la recaudación que plantea el acuerdo. Si “el convenio es así”, como se esgrimió, pero no garantiza (o lo hace de forma dudosa) los intereses de nuestro pueblo, lo más conveniente sería modificarlo, antes de aceptarlo “a libro cerrado”. Varios ediles cuestionaron hoy la transparencia del convenio, planteando que detrás de la cámara empresarial que nuclea a las empresas de fotomultas, existen intereses espúreos y conflictos de intereses. Sabemos que ninguna de estas críticas es verdadera. Pero justamente por esa íntima convicción, creemos que hubiera sido mejor que el expediente se volviera a comisión hasta agotar la discusión. Lo creemos porque…

Usurpaciones V.I.P.

El Club de Campo Carmel, tanto como otros emprendimientos, utilizan como propia una calle pública, El Ñandú. Son 7,5 metros de ancho, por unos 1.000 metros de largo: a valores de mercado cuestan unos DOS MILLONES de dólares. Si el country tuviera que pagarle a la Municipalidad una compensación por haberse apropiado de un espacio público, estaríamos hablando de unos SEIS MILLONES DE PESOS anuales, sólo en concepto de intereses. Hacer realidad viviendas, calles, plazas, lugares no discriminatorios... no requiere de grandes inversiones, sino de conciencia y determinación para llevar a la práctica políticas urbanísticas, a veces, tan sencillas, como... CEDER al Estado lo que es de todos. .

Diálogo honesto. Propuestas que suman.

Esta mañana recorrimos calles y comercios de Pilar Centro: GRACIAS a cada vecino que con generosidad compartió con nosotros unos minutos de su día, contándonos sus inquietudes, preocupaciones y alegrías. Nosotros, los hombres y mujeres del Encuentro Pilarense, entendemos que ésa es la única manera en la que mejoramos la vida de cada familia: con la PARTICIPACION de todos!