miércoles, 28 de septiembre de 2011

El intendente de Rosario trajo su receta para planificar el distrito

por Diego Schejtman
d.schejtman@pilaradiario.com

Lifschitz dialoga con el candidato a Intendente local, Gabriel Lagomarsino.

Si de algo se habla cuando se menciona en términos de gestión a la ciudad de Rosario es de planificación estratégica. Una suerte de marca registrada de la intendencia que el partido socialista retiene, elección tras elección, desde hace 22 años. Ese fue, justamente, uno de los temas que abordó el actual intendente de esa ciudad santafesina, Miguel Lifschitz, en su visita a Pilar.
Lifschitz brindó, ayer por la tarde, una charla destinada a empresarios y dirigentes de entidades de la sociedad civil. El escenario fue una parrilla del Kilómetro 50 donde reunió a unas 40 personas, acompañado por los candidatos locales del Frente Amplio Progresista, Gabriel Lagomarsino y Miguel Gamboa, postulantes a intendente y a primer concejal, respectivamente por el Frente Amplio Progresista (FAP).
Aunque en esta oportunidad su agenda no le permitió una recorrida demasiado amplia por el distrito, su conocimiento de Pilar le alcanzó para trazar un diagnóstico: “este es un ejemplo de una ciudad no planificada, anárquica, disgregada, con una cantidad de localizaciones dispersas en el territorio, sin articulación. Son fenómenos propios de la falta de planificación”, definió.
A la hora de encarar un proceso tendiente a revertir esas falencias que describió, Lifschitz describió como fundamental “generar un marco participativo de planificación estratégica”.
“Eso requiere que se puedan sentar en una mesa no sólo el gobierno y los concejales sino también las fuerzas vivas, los empresarios, la sociedad civil, las universidades y los especialistas para hacer primero un diagnóstico de los problemas de la sociedad y definir a partir de allí las estrategias para recuperar una idea colectiva de ciudad”.
Este último concepto es el que el dirigente señaló como central. “Es importante porque la ciudad es el lugar donde la gente vive, pasa gran parte de su tiempo, donde se desarrolla la familia y por eso es el ámbito donde hay que poner el mayor esfuerzo para poder mejorar las condiciones de vida”, sostuvo.

Crecimiento
Lifschitz se mostró entusiasmado por las perspectivas electorales del FAP y, dentro de él, las del socialismo que “después de muchos años vuelve a jugar en primera en el escenario político nacional” de la mano de la candidatura presidencial del gobernador de Santa Fe, Hermes Binner.
“Fue una excelente elección en las primarias con un candidato desconocido en muchas provincias. Avanzamos desde entonces y estamos seguros de que el 23 de octubre vamos a hacer una gran elección en todo el país, también en Pilar y la Provincia de Buenos Aires”, vaticinó.
Aunque aseguró que el clima electoral todavía frío impide realizar mediciones creíbles, sostuvo que los datos que maneja hablan de “un crecimiento real”.
“Binner tuvo un buen resultado en Santa Fe, Córdoba, Capital y muchas localidades del interior de la Provincia de Buenos Aires. Ahí vamos a crecer y aspiramos sacar varios puntos más también en el conurbano, un lugar difícil para entrar pero donde estamos haciendo pie”, describió.
A su turno, Gamboa calificó a la Ciudad que gobierna su invitado como “la estrella que nos guía hacia el Gobierno nacional; es el espejo en el que todos nosotros nos queremos mirar”.
En términos electorales, adelantó que en el mes que queda de campaña intensificará el trabajo de difusión de las propuestas “tocando timbre casa por casa y en las plazas de todo el distrito, llevando los tres pilares del Frente, que son participación, transparencia y solidaridad”.
Luego que esta semana el intendente Humberto Zúccaro elogiara el crecimiento del FAP y se animara a vaticinar que estará peleando por llegar al Concejo Deliberante en octubre, Gamboa prefirió la cautela. “Por ahora más que en el Concejo me veo en la campaña, después de las 6 de la tarde del 23 contaremos los votos”, dijo. 

Propuesta
Apuesta a  la boleta única 
El intendente socialista de Rosario, Miguel Lifschitz, auguró que “más tarde o más temprano se va a imponer en todo el país la boleta única”, a la que definió como “un mecanismo que evita todo tipo de maniobras con las boletas y que pone en igualdad de condiciones a los partidos grandes y a los chicos”.
A su vez, al estar separados los cuerpos de las boletas por categorías, “obliga a los partidos políticos a jerarquizar las listas legislativas”, lo que a su entender ayudará a “promover nuevos dirigentes”.
Por su parte, el candidato a concejal por el FAP pilarense, Miguel Gamboa, sostuvo que mientras ese sistema no se implemente “la fiscalización de los comicios es más del 50% de la energías que tenemos que abocar a la elección”.

No hay comentarios: