lunes, 25 de mayo de 2015

Lagomarsino es Pilar

Lagomarsino es una de las localidades más postergadas de Pilar. Sus habitantes, quizás porque están preparados para soportar tanto olvido, derrochan virtudes cívicas: son alegres, solidarios, emprendedores, y comprometidos con su lugar. Pero sobre todo, son muy, muy trabajadores. 
Hoy tuve el honor y la dicha de compartir con algunos de ellos el almuerzo del 25 de Mayo; como imaginarán, fue LOCRO. Riquísimo. Lo empezaron a preparar a las 8:30, "y fuimos poniendo cada ingrediente a su momento, eh... nada de poner todo junto: primero los porotos y el maíz, después el zapallo, después la carne..." me contó con orgullo su cocinero.
Mientras los platos iban y venían, se hablaba de proyectos, de buenas iniciativas, de sueños. 
¡Qué comunidad increíble! ¡Cuánta energía positiva! Recuerdo en 2011, cuando una ONG dio a conocer que en Pilar había 48 asentamientos precarios, todos los barrios de Lagomarsino estaban incluidos. El intendente, molesto con la realidad, intentó desmentirla: "de ninguna manera hay esa cantidad de asentamientos; como intendente desde hace 8 años yo no lo vivo así; esos números me parecen una barbaridad".
Hoy ya son 12 los años que nuestro alcalde lleva gobernando, y para la gran mayoría de habitantes de Pilar, la realidad es tan dura (e irrefutable) como en aquel ya lejano 2011. Quizás él siga "sin vivirlo así": será que tanto tiempo dedicado a poner su nombre en ambulancias, máquinas, carteles, y propagandas en los diarios, y a cultivar su “buena imagen”, no le deja tiempo para ver lo mal que continúan viviendo sus vecinos pobres.
Sé que nuestro municipio cuenta con presupuesto suficiente para mejorar éstos, y todos los barrios de Pilar. Más aún: a veces, para resolver muchos problemas, ni siquiera hace falta gastar dinero público; basta con la decisión política de hacerlo. Como la cuestión del transporte público de colectivos, que es un servicio que el gobierno municipal concesiona a empresas privadas. Como la línea de colectivos que hasta hace algunos años recorría San Cayetano y Solares del Norte (dos de los barrios más populosos de la localidad de Lagomarsino), y hoy no existe más. 
A instancias de los vecinos, el Concejo Deliberante le solicitó al intendente -hace un año y medio- que la restituyera. A principios de año hablé con el máximo responsable del área de transporte, quien me aseguró que "el tema está por solucionarse". Vamos llegando a mitad de año, y todo sigue en veremos. ¿Cuánto frío y lluvia más deben soportar los vecinos de Solares y San Cayetano para que les devuelvan el colectivo, y con ello, al menos algo de dignidad? ¿Qué ruta deben cortar para que el gobierno se entere que existen, y que tienen derechos que no les están respetando?




Entrada destacada

Salir al sol

Aulas de la planta alta transformadas en hogar de árboles Hace pocas horas comenzó formalmente una nueva gestión de gobierno en Pilar....