viernes, 27 de marzo de 2020

Un instante de eternidad

Hace poco se cumplieron 30 años del día en que la sonda espacial Voyager 1, en viaje hacia el espacio interestelar, tomó una fotografía de la Tierra conocida como “un pálido punto azul”. Antes de que la sonda abandonara nuestro sistema solar, Carl Sagan (por entonces uno de los científicos de la misión, y luego productor de la icónica serie televisiva “Cosmos”) convenció a los directivos de la NASA para que la Voyager girara su cámara hacia la Tierra y capturara una selfie de nuestro planeta. Estaba a una distancia de 6.000 millones de kilómetros de casa (hoy se encuentra a más de 22.000 millones de kilómetros). La imagen muestra a la Tierra como un imperceptible punto de luz azul, algo eclipsado por el fulgor del Sol.

Si algo podemos concluir con esta imagen, es el indiscutible destino común que nos une como seres humanos. No hay fronteras en nuestro planeta, como no las hay en el universo. Tampoco debería haberlas en nuestros corazones. En consecuencia, deberíamos entender lo irracional que resulta vivir compitiendo, “ávidos de matarnos unos a otros” en lugar de esforzarnos, primero, en cooperar.

Sin embargo, la predisposición para cooperar necesita de un ingrediente imprescindible: la confianza. Y, lamentablemente, en nuestro país esa confianza desapareció hace tiempo: según un informe reciente del CONICET, instituciones como el Congreso, o como los partidos políticos o las iglesias evangélicas, presentan un nivel de confianza anclado en valores más cercanos a 1 (total desconfianza) que a 10 (total confianza).

¿Cómo comenzar a reconstruir la confianza perdida? Frente a nuestros ojos tenemos la respuesta: la pandemia de coronavirus, con esta situación de aislamiento obligatorio y angustia generalizada, nos debe permitir reconocer que nuestro destino colectivo depende del comportamiento individual. Que el cierre de las fronteras que comienza hoy en nuestro país puede ser una buena medida de corto plazo, pero en el largo, como dice el cantautor español Patxi Andión (1947-2019) “no hay salvación si no es con todos” (al menos, salvación terrena). Así, en los grupos de WhatsApp de vecinos emergen día a día más propuestas altruistas, de docentes ofreciendo clases on-line gratuitas a los chicos y chicas del barrio, o de otros que graban videos interpretando alguna canción para compartir con sus vecinos, y hacer la cuarentena más llevadera.

Cuando hayamos ganado la batalla contra el coronavirus, podremos reconocer quienes fueron parte de la solución, y quienes continuaron siendo, como desde hace décadas, parte del problema. Y actuaremos en consecuencia. Por ahora, ciudadanos de a pie, mantengamos esta actitud de responsabilidad solidaria. Démosle a nuestra existencia, mientras podamos, un instante de eternidad.


Mira ese punto. Eso es aquí. Eso es nuestro hogar. Eso somos nosotros. En él, todos los que amas, todos los que conoces, todos de los que alguna vez escuchaste, cada ser humano que ha existido… vivió ahí – en una mota de polvo suspendida en un rayo de sol.Piensa en las interminables crueldades cometidas por los habitantes de una esquina del punto sobre los indistinguibles habitantes de alguna otra esquina. Cuán frecuentes sus malentendidos, cuán ávidos están de matarse los unos a los otros, cómo de fervientes son sus odios. Nuestras posturas, nuestra importancia imaginaria, la ilusión de que ocupamos una posición privilegiada en el Universo... es desafiada por este punto de luz pálida. ("Un punto azul pálido: una visión del futuro humano en el espacio", Carl Sagan, 1994).

Entrada destacada

Basural de La Montonera: buena noticia

  20/05/2020 Abril 2019